Saltar al contenido

Autoestima

La autoestima es la base que sostiene la personalidad, pues influye en el valor que cada uno percibe de sí mismo. Los líderes se caracterizan por tener alta autoestima, pero también debe ser la característica más importante de los empleados.

A continuación se definirá qué es, cómo se refleja en un buen líder y cómo se puede trabajar en ella en la vida diaria.

 ¿Qué es la autoestima?

Es el concepto que una persona tiene de sí mismo, incluyendo sus capacidades, habilidades, aptitudes e incompetencias.

Se forma por medio de experiencias de vida, relaciones con los demás y la autoimagen. Los psicólogos consideran que las personas pueden tener una autoestima alta o baja.

¿Qué es eso? Aquellos que tienen alta autoestima son más seguros de sí mismos, más independientes y más capaces de tomar mejores decisiones para sí mismos y para los demás.

Los individuos con baja autoestima son inseguros, necesitan la aprobación de los demás, valoran poco sus logros y le dan mucha importancia a sus fracasos.

¿Cómo se refleja la autoestima en un líder?

Un líder con autoestima sana busca que sus colegas y empleados exploten sus habilidades para mejorar en todos los ámbitos de su vida, incentiva la creatividad y la innovación en la empresa.

Además, un líder con alta autoestima será capaz de tomar decisiones importantes de manera responsable porque está seguro de la corrección del análisis que se realizó antes de tomar esas decisiones.

  • Son personas seguras de sí mismas y muy competentes. Esto conlleva a ser capaz de manejar los momentos de mayor estrés en una empresa, así como saber manejar y guiar a un equipo de trabajo. Un líder competente tiene muchas ventajas, pues tomará buenas decisiones y será muy efectivo para resolver los problemas.
  • Se respetan a sí mismos y a los demás. Son propensos a seguir y valorar los lineamientos de la institución en la que laboran y trabajarán conforme a la misión y visión de la empresa.

Aunado a lo anterior, un líder con buena autoestima es ideal para enseñar a los miembros de su equipo a ser cooperativos entre ellos. Es decir, a evitar la competencia innecesaria y la envidia o la individualidad.

Un líder con autoestima también fomentará un buen clima laboral, así como la responsabilidad y las prácticas laborales de calidad.

Y, lo más importante, será capaz de escuchar las ideas de los demás y dar crédito a las innovaciones de otros.

Los líderes con baja autoestima, por otra parte, intentan reafirmarse a sí mismos por medio de acciones negativas para la empresa, por ejemplo, tratando mal a los empleados o haciéndoles sentir que su trabajo es insuficiente.

Asimismo, sienten temor de plantearse nuevos retos, por lo que el crecimiento de la empresa se ve mermado.

Un líder con autoestima

¿Te preguntas si vale la pena? Te contamos de un líder con mucha autoestima: Barack Obama.


Además de las muchas cualidades que sin duda tiene, Barack Obama es el ejemplo de un líder con autoestima. A pesar de sus diferencias raciales, él confío en sí mismo y en su preparación y, por ello, se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos de América con raíces afroamericanas.

Su papá era originario de Kenia y su mamá estadounidense. Él vivió gran parte de su infancia en Hawai y en Indonesia, donde experimentó la vida de un país no tan desarrollado como E.E.U.A.

Sus preocupaciones fueron siempre los más desfavorecidos, por lo que tras estudiar la universidad trabajó en Chicago dentro de las parroquias católicas. Poco a poco fue sumergiéndose en la política y conociendo varias personas que lo impulsaron a cargos cada vez más altos.

Como abogado, se enfocó por luchar por los derechos civiles y como político fue resaltando como un pensador liberal. Luchó por el control de las armas de su país, así como por el manejo más transparente de los recursos federales.
En el 2008 fue elegido como el primer presidente de descendencia afroamericana. Fue apoyado por gran parte de la población y su gobierno siempre se percibió como justo, liberal y adecuado.

No hay duda de que sus acciones fueron motivadas por la fuerte autoestima que proyectó siempre, a pesar de los obstáculos que pudo haber enfrentado debido a su ascendencia o procedencia.

¿Cómo aplicar la autoestima en la vida diaria?

Hay algunas actitudes que se pueden adoptar en la vida diaria para fomentar una autoestima sana, por ejemplo:

  • Tener una visión positiva y realista de las habilidades de sí mismo
  • No valorarse a través de la comparación con los demás, sino en función de los éxitos y fracasos propios
  • Aceptar las situaciones de fracaso, aprender de ellas y volver a realizar esas tareas
  • Tener dominio de sí mismo, lo cual implica saber manifestar los sentimientos y emociones de la mejor manera
  • Aceptarse a sí mismo, incluyendo las diferencias y similitudes con los demás.

Cabe mencionar que es importante cuidar no tener una autoestima ni muy alta, ni muy baja.

La autoestima demasiada alta provoca que las personas tomen riesgos muy altos, pues sienten que no pueden fracasar en ningún momento; en cambio, los individuos con autoestima muy baja pueden sufrir depresión, malas relaciones sociales y problemas de salud mental.

Por ello, la opción ideal es una autoestima equilibrada, quien la tenga tomará las mejores decisiones y tendrá relaciones interpersonales sanas, ayudando al crecimiento de la empresa y a tener un mejor ambiente laboral.

¿Cómo es una persona con autoestima baja?

 La autoestima baja es una limitación que las personas se imponen a sí mismas. Esta dificulta alcanzar sus propias metas, tener una vida saludable y conseguir la felicidad. Las personas con baja autoestima normalmente tienen las siguientes características:

  •  Les cuesta mucho trabajo tomar decisiones
  • Tienen miedo a los cambios
  • Consideran que no tienen herramientas para enfrentarse a los retos laborales
  • Se estresan fácilmente y desarrollan mucha ansiedad
  • Son de mente cerrada y se relacionan con los demás con mucha dificultad
  • No son constantes o determinadas
  • No se sienten cómodas ante las críticas o correcciones
  • Les cuesta trabajo aprender de sus errores
  • Culpan a los demás cuando la situación no sale como esperaba
  • Son pesimistas

En suma, es muy complicado relacionarse con las personas que tienen baja autoestima, pues no se valoran a sí mismas y vuelven difícil a otros que los valoren.

Así mismo, las personas con autoestima baja no son líderes capaces de alcanzar metas profesionales o personales, por lo cual tienen poco crecimiento en las empresas.

 ¿Por qué desarrollar la autoestima?

 La autoestima es uno de los factores clave en el desenvolvimiento personal y profesional; es aquello que nos permite aceptarnos y valorarnos a nosotros mismos.

Algunas razones más por las cuales es importante desarrollarla son:

  •  Confiamos en nosotros mismos. Tener una autoestima adecuada es el fundamento para querernos y estar seguros de que las decisiones que tomamos son las adecuadas.
  • Podemos triunfar en la vida laboral. Difícilmente alguien con autoestima baja será capaz de alcanzar sus propósitos o metas laborales, así que tener autoestima alta es una condición que posibilita el desarrollo profesional.
  • Nos ayuda a conocernos. La autoestima alta es una propiedad que surge gracias al autoconocimiento. Así somos capaces de conocer nuestras virtudes y nuestros puntos débiles.
  • Vivimos en un ambiente más sano. El entorno en el que vivimos depende de la capacidad que las personas tengan para expresar sus pensamientos, ideas, enojos, desacuerdos, etc. Las personas con autoestima alta pueden desenvolverse de manera adecuada, evitando conflictos con los demás. Así, se permite que tanto el ambiente de trabajo como el de las relaciones personales sea sano.
  • Evitas enfermedades. Está comprobado que las personas con alta autoestima tienden a cuidar su salud, comen de manera más sana, cuidan sus horas de sueño y realizan ejercicio de manera constante. En cambio, aquellas personas que tienen baja autoestima tienden a descuidarse y así desarrollan problemas de salud como insomnio, desórdenes alimenticios, depresión, hipertensión y otros.

Obstáculos para desarrollar la autoestima

El mundo profesional y laboral en estos tiempos está basado en la competencia.

Esto quiere decir que para acceder a puestos más altos y sueldos más competitivos se debe demostrar que las virtudes o habilidades propias son mejores, más avanzadas o más adecuadas que las de los demás.

Esta competencia constante suele desarrollar falta de confianza en uno mismo, lo cual hace surgir los siguientes obstáculos para desarrollar la autoestima:

  • Establecer metas muy altas. A veces las personas son principiantes, pero esperan aprender más rápido que los demás o simplemente consideran que si trabajan más arduo alcanzarán las metas más rápido. Esta situación provoca mucho estrés y al mismo tiempo no permite darse cuenta de lo mucho que se ha logrado. Proponerse metas desproporcionadas deriva en baja autoestima y en poca valoración de uno mismo.
  • Comparación. Muchas veces compararse con los demás y ver las habilidades y virtudes de los otros provoca el no enfocarse en las propias virtudes y por lo mismo no valorarse adecuadamente.
  • Mal manejo de las emociones. Este es el mayor obstáculo para tener una buena autoestima. Dejarse influir por las emociones reaccionando de manera extrema ante situaciones complejas provocará que los demás se alejen y no valoren el trabajo hecho anteriormente.

Recomendaciones para profundizar

El libro Los Seis Pilares de la autoestima de Nathaniel Brandon está escrito de forma sencilla y dirigido para que el público en general pueda conocer los conceptos más básicos de este complejo concepto. Además, comparte estrategias muy prácticas para fortalecer la autoestima de los lectores.


Cero límites escrito por Joe Vitae es un libro enfocado en el desarrollo personal y profesional. En sus páginas encontrarás la motivación necesaria para aventurarte a cumplir tus metas y tus sueños, así como las bases de la resolución de conflictos y el manejo de crisis.

El escrito de Matthew Mckay y Patric Fanning llamado Autoestima: Evaluación y mejora te brindará ejercicios y prácticas para reducir la visión negativa de ti mismo. Al mismo tiempo, podrás fortalecer tu identidad resaltando tus habilidades y virtudes.

Si eres una persona reflexiva, entonces te recomendamos el libro de Feli García: 40 reflexiones para despertar tu autoestima. Este libro te ayudaría a realizarte preguntas sobre ti mismo, tus habilidades, sueños y metas. Además, es una lectura fluida que no te tomará mucho tiempo.

Para ser un buen líder y poder guiar a los demás se debe desarrollar la asertividad. Esta es la propuesta que Olga Castanyer hace en La asertividad, expresión de una sana autoestima. Lee este libro y desarrolla relaciones agradables y sinceras con las personas a tu alrededor.

Es importante trabajar estos puntos para tener una buena autoestima, alcanzar nuestras metas personales y empresariales y volvernos mejores cada día.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *