Saltar al contenido

Liderazgo carismático

Liderazgo-carismatico

Muchas veces, los negocios se establecen con base en las relaciones interpersonales, por ello, el cómo interactúan socialmente los líderes es clave para el éxito. Dentro de los diferentes tipos de liderazgo se ha identificado uno que resalta entre los demás precisamente por la manera en que el líder entabla sus relaciones sociales. Éste es el liderazgo carismático.

A continuación, mencionaremos sus características y las ventajas y desventajas de poner en práctica este tipo de liderazgo.

Breve historia del liderazgo carismático

La historia del liderazgo carismático se desarrolla a partir del pensamiento de Max Weber.

En su afán por diferenciar los tipos de líderes políticos y las formas de organizaciones sociales, Weber se dio cuenta de que algunas personas cuentan con personalidades un tanto heroicas, santas o carismáticas y gracias a ello son capaces de guiar a otras personas.

Los líderes carismáticos tienen habilidades ordinarias, pero su carisma hace que ante la mirada de los demás sean percibidos como excepcionales o inalcanzables.

Normalmente estos líderes son empáticos, les gusta el trabajo en equipo y son buenos oradores.

En los años 70, Robert House analizó este estilo de liderazgo y encontró que los líderes carismáticos son seguros de sí mismos, tienen la misión de guiar los demás y casi siempre cuentan con valores morales específicos.

Casi en los años 2000, Gardner y Alvolio comparan el liderazgo carismático con un ambiente teatral, pues hay elementos con común. Por ejemplo, manejo de un ambiente o escenario, contar con un propósito o guion y comunicar un valor o mensaje. 

Jay Conger es otro de los autores que ha trabajado este concepto, él sugiere que la principal característica del liderazgo carismático es la visión del futuro.

La habilidad de los líderes para compartirla es lo que lleva a que otras personas se comprometan con dicha visión.

Características del liderazgo carismático

El carisma suele vincularse con una cualidad innata, propia de las personas extrovertidas que logran establecer relaciones con los demás gracias a los rasgos de su personalidad. Por ejemplo, tener facilidad para convivir con los demás de forma acertada, adaptarse a diferentes situaciones y lograr beneficiarse de las relaciones establecidas.

Un líder carismático es capaz de entender a los demás, explotar las cualidades de los empleados y al mismo tiempo obtener mejores tratos para su empresa. Normalmente, los líderes carismáticos transmiten confianza y optimismo, por lo que los empleados y colegas se motivan y esfuerzan para conseguir los objetivos.

La personalidad del líder carismático suele ser atractiva para los demás porque tienden a ser ambles, optimistas, alegres y proactivos. Todas ellas son características que contribuyen a un buen clima laboral y a que los empleados sientan energía y entusiasmo por su empleo.

Ventajas del liderazgo carismático

Algunas de las ventajas de utilizar el liderazgo carismático son:

  • Los empleados sienten confianza para comunicar sus ideas con el líder
  • El líder motiva a los empleados de forma que logren las metas a corto y mediano plazo
  • El líder se adapta fácilmente a los constantes cambios del mercado
  • El líder propone continuamente nuevas y mejores formas de proceder en los negocios y además incentiva a los empleados para que aporten nuevas ideas.
  • Los líderes carismáticos sienten empatía por los demás, lo cual le facilita ver diferentes perspectivas de las mismas situaciones

 Desventajas del liderazgo carismático

También debemos considerar las desventajas de este liderazgo, de las cuales algunas son:

  • Los empleados pueden no considerar como una autoridad al líder y por ello no ser conscientes de las jerarquías de la empresa
  • El liderazgo carismático no es muy útil en grandes grupos de trabajo o empresas grandes, pues la relación que se establece entre el líder y los empleados no es tan fuerte como en grupos pequeños
  • La motivación de los empleados, con base en su relación con el líder, no es tan duradera como los incentivos monetarios o el crecimiento profesional

 

Liderazgo que contrasta


Para Max Weber, el liderazgo carismático se contrapone tanto al liderazgo burocrático como al tradicional.

Según Weber, la principal diferencia entre estos tres estilos es la
esfera en la que se desenvuelven.

El sociólogo considera que el liderazgo burocrático se pone en práctica en la esfera de la administración pública, mientras que el carismático se aprecia en ámbitos más familiares, religiosos o en aquellos círculos en los que se desea formar una comunidad.

Por su parte, el liderazgo tradicional es más común en organizaciones comerciales o empresariales.

La contraposición propuesta por Max Weber fue muy útil para diferenciar los estilos de liderazgo en un primer momento, sin embargo, estas diferencias ya no son del todo reales. Los tres tipos de liderazgo se pueden aplicar en casi cualquier esfera.

El contraste entre el liderazgo carismático, burocrático y tradicional se centra más que nada en la figura que el líder proyecta.

Un líder burocrático se presenta como alguien experimentado y capaz de tomar decisiones, la figura de un líder tradicional está asociada al poder y a un rango jerárquico más alto.

Por su lado, un líder carismático se presenta como una figura con habilidades poco comunes y como mensajero de una meta deseable
para un grupo de personas.

Finalmente, se debe tener en cuenta que las características del liderazgo carismático se pueden aprender y mejorar, no dependen únicamente de las cualidades innatas de los líderes.

Una vez reconocida la importancia de la amabilidad y la empatía, los líderes pueden trabajar en mejorar estos aspectos de su personalidad.