Saltar al contenido

Humildad

Humildad

Muchas veces se piensa que ser un buen líder significa imponerse y ejercer el poder sobre otros, de forma que los demás se pongan al servicio del líder. Sin embargo, lo óptimo es lo contrario. Ser un buen líder conlleva ponerse al servicio de los demás, de manera que se logre la confianza de los compañeros de trabajo y, para ello, es  necesario desarrollar la humildad.

Aquí les decimos qué es la humildad, cómo se refleja en un buen líder y cómo se puede aplicar en la vida cotidiana.

¿Qué es?

La humildad es la cualidad humana que consiste en reconocer las virtudes y debilidades de uno mismo, sin caer en actitudes egocéntricas o autocentradas como la arrogancia o la soberbia.

Las personas humildes no se consideran mejor que los demás y tienen en mente cuáles son sus propias limitaciones.

¿Qué es lo opuesto a la humildad?

Un líder soberbio es lo opuesto a un líder con humildad y se caracteriza por una actitud de superioridad y sobrevaloración propia.

Los líderes soberbios constantemente se atribuyen los éxitos y se deslindan de los fracasos, además se rodean de personas que lo adulan y que pocas veces tienen pensamientos propios.

Hay muchas desventajas en que el líder de un equipo sea soberbio.

  • Desfavorece el trabajo en equipo y la colaboración activa de los miembros.
  • El ambiente de trabajo que se crea es de falta de respeto y cordialidad, pues el líder tenderá a infravalorar a sus colaboradores.
  • Finalmente, un líder de este tipo abusará de su posición pidiendo demasiadas cosas a sus empleados y dando poco reconocimiento por su trabajo.

Ninguna de estas perspectivas son atractivas para los colaboradores, por lo que es importante trabajar en un liderazgo efectivo.

¿Por qué desarrollar la humildad?

La humildad es un valor importante en las personas porque representa una actitud de servicio, empatía y comprensión hacia los demás.

Las ventajas personales de desarrollarla son: facilidad para establecer vínculos con los demás, tener la mente abierta a nuevas posibilidades y, sobre todo, la apertura de aprender de los demás.
Las ventajas profesionales de la humildad son: establecimiento de buenas relaciones de trabajo con los miembros del equipo, la cual funciona como clave para generar confianza y propiciar el trabajo en equipo.

Además, los líderes humildes crean un sentido de responsabilidad conjunta en el equipo, lo cual ayuda a que todos asuman los errores y sus consecuencias y, al mismo tiempo, crea satisfacción cuando se alcanzan las metas u objetivos.

¿Cómo se refleja en un buen líder?

Sabemos que alguien es un buen líder cuando es capaz de reconocer sus errores y asumir las consecuencias de sus actos. Este tipo de acciones representa un gran ejemplo para todos los miembros del equipo y propicia que el trabajo que se realice sea más cuidadoso y preciso.

Otra de las características de un líder humilde es la aceptación de propuestas de los demás. Al darse cuenta de que los empleados o socios también son capaces de aportar buenas ideas y al reconocer que algunas de las propuestas de los demás son mejores que la propia propiciará un ambiente de trabajo positivo y eficaz.

Al mismo tiempo, los líderes humildes aceptan que ellos no son expertos en todos los procesos de la empresa, por lo que reconocen cuando sus empleados o sus compañeros conocen más de algún tema específico. Por lo tanto, confían en que los demás tomen decisiones acertadas respecto a ciertos temas.

En resumen, las características que identifican a un líder humilde son las siguientes:

  • Empatizan. Les gusta platicar con los demás y entender sus puntos de vista. Se niegan a dejarse llevar por los rumores de oficina
  • Trabajo en equipo. Priorizan el trabajo en equipo sobre el individual, valoran más las actitudes de compañerismo que de individualismo
  • Comparten. Les encanta compartir sus conocimientos, recursos, herramientas y apoyan a sus compañeros para que crezcan profesionalmente
  • Negocian. Prefieren el diálogo y los acuerdos antes que las rupturas o discusiones sin sentido
  • Escuchan. Prefieren escuchar las ideas de los demás y ayudarlos a perfeccionarlas
  • Agradecen. Cuando trabajan con alguien más les gusta agradecer y felicitar a su equipo cuando alcanzan sus objetivos. Comparten los logros con los demás y no se los atribuyen sólo a ellos mismos
  • Positivos. Los líderes humildes tienen una visión positiva de las personas y de las situaciones y tienden a ver las fortalezas de los demás
  • Reconocen sus límites. Están muy conscientes de los temas que sí manejan y de los que no, por lo que están abiertos a reconocer sus limitaciones
  • Buscan el bien común. Su objetivo que es que todo el equipo crezca y se desarrolle profesionalmente, por lo que toma decisiones con base en ello

Ejemplos de un líder humilde

Malcom X es un líder del islam que defendió los derechos de las personas de color y es un representante del liderazgo humilde, pues no le importó el riesgo que conllevaba ser el portavoz de los Derechos Humanos.

Malcom estuvo dispuesto a dar la vida por sus ideales.

Malcom Little nació en 1925 en Nebraska y durante su niñez se cambió mucho de residencia, pues él y su familia sufrieron muchos abusos por su tono de piel. De hecho, su padre fue asesinado por un grupo racista en 1931.

La trayectoria de Malcom X es muy peculiar, durante su juventud fue un criminal y cometió varios delitos. Estuvo en la cárcel siete años y ahí fue donde superó sus adicciones y conoció a un líder religioso que influyó mucho en su vida.

Cuando salió de la cárcel fue portador de los derechos religiosos de la gente de color y fundó un periódico para difundir sus pensamientos. Así mismo, fue el líder de un movimiento conocido como la Mezquita Musulmana, en la que se ayudaba a las personas de color a luchar por sus derechos y dejar de sufrir injusticias.

Malcom X realizó dos viajes a La Meca, en los que hizo muchas relaciones públicas y obtuvo mayor presencia en la lucha contra el racismo. El lado negativo de su lucha es que muchas personas no estaban de acuerdo con su postura política ni religiosa, por lo que en 1965 fue asesinado.

Aun así, dejó un gran legado y es importante reconocer sus logros y lo que nos deja una actitud de humildad dentro del liderazgo.

¿Cómo desarrollar la humildad?

Si estás interesado en desarrollar la humildad y gozar de todos sus beneficios te recomendamos crear hábitos basados en las siguientes siete actitudes, aunque no te pierdas los consejos del siguiente apartado.

  1. Tratar a todas las personas que te rodean con cordialidad y amabilidad, sin tomar en cuenta su profesión o su puesto dentro del equipo de trabajo.
  2. Propiciar el diálogo y la confianza con los demás para que se sientan cómodos platicando contigo y compartiendo sus ideas sin sentirse juzgados.
  3. Escuchar las opiniones de los demás siendo empático y entendiendo sus puntos de vista.
  4. Agradecer constantemente la participación y ayuda de los demás.
  5. Rodearte de personas sencillas y accesibles.
  6. Ser consciente de tus propias limitaciones y aceptar ayuda de los expertos en áreas que salen de tus habilidades.
  7. Admitir cuando cometes un error, reflexionar sobre sus causas y procurar no volver a cometerlo.

Obstáculos para desarrollar la humildad

Hoy en día es muy raro encontrar líderes que se caractericen por ser humildes, lo cual es perfectamente comprensible.

Ello se explica principalmente porque el mundo profesional reconoce los logros individuales antes que los grupales. Además de esto podemos
mencionar los siguientes obstáculos para desarrollar la humildad.

  • Tiempo. Sin duda alguna es más sencillo alcanzar logros individuales que grupales, pues se requiere de menos tiempo y esfuerzo para ello
  • Inmediatez. Las recompensas y reconocimiento por los logros individuales son más inmediatos y muchas veces más prestigiosos

Por estas razones suele ser complicado considerar este importante valor en el liderazgo.

¿Cómo aplicarla en la vida diaria?

Para desarrollar la humildad es importante tener en mente ciertos aspectos personales y profesionales:

  •  Todos tenemos limitaciones, por ello, hay algunas cosas en las que no somos buenos
  • Hay personas que tienen más conocimientos que nosotros en ciertas áreas
  • Los mejores resultados se obtienen a partir del trabajo en equipo, así que es importante escuchar las ideas de los demás
  • Cuando se alcanza una meta es indispensable reconocer el esfuerzo de todas las personas que participaron

Recomendaciones para profundizar

Humildad y liderazgo de Carlos Llano Cifuentes es un texto en el que se abordan ejemplos sobre cómo ser un líder humilde.

Al mismo tiempo se tocan temas como la escucha activa, la toma de decisiones, las funciones directivas, la importancia del trabajo en equipo, así como las dimensiones personales y profesionales de los líderes.

En el artículo “A new look at humility: exploring the humility concept and its role in socialized charismatic leadership” encontrarás una propuesta de cómo la humildad es una herramienta efectiva para desarrollar el liderazgo.

Los autores, Rob Nielsen, Jennifer A. Manrrone y Holly S, estudian cómo una actitud de humildad alejará a los líderes de prácticas negativas como el egocentrismo permitiéndoles establecer buenas relaciones profesionales.

El liderazgo Humilde escrito por Edgar H. Shein y Peter A. Shein es un texto en el que se reflexiona sobre la importancia de establecer una cultura de trabajo sana, siendo versátil y empático.

Para ello, el liderazgo humilde es la mejor opción, pues se crea una cultura de confianza y compromiso dejando de lado las ideas anticuadas de héroes o dictadores corporativos.

Finalmente, la clave para ser humilde es preocuparse genuinamente por los demás, es decir, estar atento a las necesidades de las personas que nos rodean intentando ayudarles a resolver sus dudas y, sobre todo, a desarrollar su potencial.

Con estas características, un líder será un gran ejemplo para su equipo.