Saltar al contenido

Empatía

Empatia

Muchas veces encontramos líderes que tienen vastos conocimientos y son muy hábiles para llevar a cabo las tareas que les corresponde, sin embargo, tienen dificultades para delegar las responsabilidades de la mejor manera y para relacionarse con los miembros de su equipo.
Para evitar estas dificultades, es importante desarrollar la empatía con sus compañeros.
En este artículo explicaremos qué es la empatía, cómo se refleja en un buen líder y cómo aplicarla en la vida cotidiana.

¿Qué es?

La empatía es la capacidad de experimentar la realidad desde el punto de vista de otro individuo sin olvidar la perspectiva de uno mismo.
En otras palabras, la empatía se refiere a la habilidad cognitiva que una persona tiene para reconocer, valorar y comprender los sentimientos de los demás.
El objetivo de ser empático es tener la habilidad de comprender el estado interior de otra persona y de esa manera entender por qué el otro se comporta y toma las decisiones que toma.

Cuál es el opuesto a la empatía

La antipatía es la actitud opuesta a la empatía.

Se trata de un concepto poco explorado que se refiere a la exclusión de los demás de la vida personal de los individuos.
Aquellos que son antipáticos hacen pocas relaciones estrechas con las personas que le rodean y tienen actitudes muy particulares, como:

  • Tratan a los demás de manera agresiva, con desagrado y muy poco respeto
  • Se consideran superiores a la mayoría de las personas con las que conviven
  • No se interesan por los gustos, habilidades o condiciones de vida de los demás
  • Ven las relaciones como transacciones de las que se obtiene un beneficio
  • Son intolerantes y prejuiciosos
  • No están abiertos a escuchar opiniones diferentes a las suyas

Las actitudes antipáticas de los empleados o de los líderes generan conflictos en el ambiente de trabajo y dificultan el trabajo en equipo, por ello deben ser evitadas en la medida de lo posible.

¿Cómo se refleja en un buen líder?

Se nota que un líder es empático con su equipo de trabajo cuando toma las decisiones teniendo en mente la perspectiva, metas y dificultades de los demás.
Además, un buen líder logra un equilibrio entre las necesidades y deseos de los demás y las de sí mismo; igualmente, un líder empático establece una meta en común que englobe los intereses de la mayoría de los miembros de la empresa.

Los beneficios de la empatía se pueden notar en la unión de los miembros del equipo, así como en el tiempo de permanencia de los empleados en las empresas, ya que cuando un empleado se siente escuchado y tomado en cuenta es más propenso a desarrollarse profesionalmente en una sola institución, ya que al sentir empatía por los compañeros de trabajo es más fácil brindarles la ayuda que necesitan para alcanzar las metas de la empresa.

De la misma manera, los líderes empáticos logran el respeto e incluso el aprecio de los miembros de su equipo, lo cual fortalece su imagen de guía y representante de la institución.

La necesidad de que los líderes sean empáticos surge de los movimientos sociales y de la consciencia que estos han creado en los demás acerca de la diversidad cultural en el mundo.
Por ello las grandes y pequeñas empresas valoran cada vez más esta habilidad.

La característica principal de un líder con empatía es su capacidad e interés de conocer a los integrantes de su equipo y a partir de ello desarrollarán otras habilidades como las siguientes:

  • Capacidad de negociación con personas de todos los niveles empresariales
  • Interés en la integración personal entre los miembros de su equipo
  • Resaltar las fortalezas de los demás
  • Motivar a su equipo entusiasmándolos por lograr las metas, en lugar de señalar los errores
  • Escuchar las necesidades de los demás brindando calidez y buen trato
  • Buen manejo de las emociones y serenidad ante los problemas
  • Responder con asertividad ante las peticiones de su equipo
  • Trato justo y respetuoso ante cualquier situación
  • Actitud de servicio, cooperación y trabajo en equipo
  • Apertura ante ideas distintas a la propia

Un líder con empatía

Muhammad Yunus, empresario social en Bangladesh es el ejemplo perfecto de un líder con empatía. De hecho, su trabajo ayudó a tantas personas que en el 2006 ganó el Premio de la Paz.

El mayor logro de este líder es haber creado el Banco Grameen, pues gracias a este proyecto impulsó el desarrollo social y económico de su país.

El empresario nació en 1940 en Chittagong, Bangladesh, decidió estudiar economía en Nueva Delhi y en universidades de Estados Unidos. Al terminar sus estudios volvió a su país y convivió de cerca con campesinos de una zona alejada de su país.

Al estar en ese ambiente se dio cuenta de todas las carencias de las personas que no vivían en la capital y, empatizando, se dio cuenta de que algunos problemas de las personas de escasos recursos se solucionarían si los bancos accedieran a darles créditos, sin embargo, los bancos no los veían como sujetos de crédito, ya que no podían garantizar un buen nivel de ingresos.

La situación de estas personas estaba estancada en un círculo vicioso.
Ante esta situación Muhammad Yunus decidió dar créditos muy pequeños a las personas más necesitadas, la única condición de los créditos es que los usaran para impulsar sus negocios.
La mayoría de los créditos que dio fue a mujeres, porque ellas demostraron que utilizan mejor los créditos y los pagan en mayor proporción que los hombres.
Desde la creación del Banco Brameen, varios proyectos similares se han emprendido en más de 100 países distintos y la mayoría de ellos han sido exitosos.

¡Un gran ejemplo de empatía!

Razones para desarrollarla

Cuando un líder es empático obtiene muchas ventajas tanto en el ámbito personal como en el profesional.

La más importante es que se le facilita hacer relaciones duraderas y sinceras con las personas, pues el ambiente que genera es de confianza y comodidad.

Así mismo, un líder empático será más justo con los miembros del equipo, pues tendrá la habilidad de entender las razones por las cuales los demás actúan como lo hacen.

Las personas empáticas propician los ambientes creativos y de aprendizaje pues reconocen el valor de los diferentes puntos de vista.

Finalmente, al ser empático es más fácil que resuelvan los problemas y menos probable que las discusiones escalen a ambientes violentos.

¿Cómo aplicarlo en la vida diaria?

Con el fin de desarrollar la empatía, tanto en la vida profesional como en la personal es recomendable realizar las siguientes tareas:

* Propiciar un ambiente colaborativo con los demás, de manera que todos se sientan cómodos expresando sus ideas, pensamientos y opiniones
* Escuchar activamente y con atención cuando los demás expresan una idea, sentimiento o emoción
* Confirmar a los demás si lo entendido corresponde a aquello que la otra persona quiso expresar
* Prestar atención a los gestos y las palabras clave que los demás dicen cuando comparten algún mensaje, con el fin de inferir el contenido implicado en las conversaciones

Obstáculos de la vida diaria para desarrollar la empatía

La empatía es una habilidad que pocos líderes tienen naturalmente, la realidad es que para desarrollarla se debe trabajar constantemente.

Ser una persona empática requiere mucho esfuerzo y dedicación por parte de los líderes y también de los empleados, sobre todo porque hoy en día se pueden encontrar muchos obstáculos como los siguientes:

Dar poca importancia a los problemas de los demás

Es muy común que las personas se enfoquen en sí mismas, en sus necesidades, problemas, sueños y, por ello, no presten atención a los problemas personales y sociales de los demás

Los prejuicios

Todas las personas tenemos prejuicios, esto nos dificulta tener empatía con los demás porque no nos permite entender otros puntos de vista ni ver situaciones ajenas a nosotros. Entre más rápido identifiquemos los prejuicios y nos esforcemos por salir de ellos más fácil será ser empático

La rapidez y presión por actuar y entregar resultados

La manera en la que se miden las metas en el ambiente empresarial requiere que todas las tarea se realicen rápidamente, lo cual obstaculiza tener calma, detenerse y cuestionarse cómo es que nuestras tareas pueden perjudicar a los demás

Enfocarse en los resultados y no en las personas

Muchos líderes tienden a enfocarse en las entregas, en las metas y en los resultados, lo cual hace que objetiven a las personas restando así su carácter de individuo

Estos son grandes retos que enfrentar, pero te damos algunos consejos para saber cómo desarrollarla.

Consejo de la semana para hacerlo

Algunas personas son más empáticas que otras, esto se puede deber a su carácter o a su educación.

Sin embargo, todos pueden desarrollar y mejorar esta aptitud por medio de diferentes prácticas como las mencionadas en el apartado anterior y, por si quieres más, con las que mencionamos a continuación.

  • Antes de tomar una decisión pregúntate cómo afectará a las personas que te rodean
  • Promueve el trabajo en equipo y reconócelo antes que las habilidades individuales
  • Escucha activamente a los demás y presta atención a su lenguaje corporal. Descubre cuáles son sus objetivos y prioridades
  • Deja de lado tus prejuicios y detente antes de sacar una conclusión sobre otra persona
  • Reflexiona sobre la situación de los otros y sobre su perspectiva de la vida
  • Reconoce que tu bienestar es importante, pero también el de los demás. ¡Busca un equilibrio en el que el máximo valor sea el bien común!

Para saber más sobre la empatía

Consulta el libro de Julia Middleton, Liderazgo y empatía. En este la autora habla sobre cómo la comprensión de las situaciones ajenas ayudará a mejorar el mundo. Julia Middleton propone que los mejores líderes son las personas empáticas, pues sus habilidades de resolución de problemas, respeto y tolerancia son las más valiosas en el mundo actual.

Luis Moya Albiol en su libro La empatía en la empresa plasma una guía donde la empatía es el motor del mundo laboral. Luis Moya asegura que los esquemas empresariales están cambiando y que la cooperación se valora un poco más que la competencia, por ello que la empatía es el mayor valor que los líderes deben considerar al tomar decisiones. Además, en este texto el autor da algunos consejos para desarrollar esta habilidad.

Finalmente, se debe mencionar que ser empático con los demás no quiere decir que se está de acuerdo con ellos, sino que se entienden los argumentos del por qué los demás actúan de la manera en que lo hacen.
La empatía significa ponerse en los zapatos del otro, ¡algo imprescindible para un buen líder!