Saltar al contenido

Decisión

La decisión en el liderazgo

Tomar decisiones es una de las funciones principales de un líder. Por medio de las decisiones tomadas se podrá lograr el objetivo deseado o no, lo cual vuelve la toma de decisiones fundamental.

Te explicamos cómo manejarlo.

¿Qué es decisión?

Una decisión es una elección con la cual se pretende resolver un problema o determinar el destino de una situación, puede hacerse también con el fin de lograr una meta.

La realidad es que tomar decisiones está presente en nuestra vida diaria. Por ejemplo, decidimos qué vestir, qué ruta tomar al trabajo, qué platillo comer, los cambios en casa, etc. Una persona toma cientos de decisiones todo el tiempo, solo que algunas serán más difíciles que otras.

Hay campos donde tomar decisiones se hace mediante una serie de metodologías, como las empresas, donde suelen utilizarse herramientas cuantitativas como estudios de mercado, estadísticas, encuestas y más, con el fin de reducir el margen de error que pueda surgir ante la elección que se deba realizar.

Cuál es el opuesto a la decisión

Lo opuesto a un líder con decisión es aquel que se caracteriza por la indecisión. Este es un fenómeno que normalmente causa ansiedad y malestar en las personas, lo cual se propaga a los equipos de trabajo y en los peores casos se refleja en la actuación de las empresas.

Es importante mencionar que un líder indeciso es aquella persona que tiene dificultades para tomar decisiones en varios aspectos de su vida personal y profesional y que no se refiere a una acción en específico.

La indecisión recalca un fenómeno que se nota tanto en decisiones importantes como en triviales de la vida de las personas.
De igual modo, la indecisión se caracteriza por la dificultad para seleccionar tareas, procesos y objetos y normalmente está acompañada de la procrastinación, también conocida como dilación.

Se puede identificar cuando un líder es indeciso porque le toma mucho tiempo tomar decisiones, se siente inseguro de elegir entre varias opciones, evita ponerse en situaciones en las que tenga que tomar una decisión y constantemente se preocupa o lamenta por las decisiones que tomó.

Cómo es un líder con decisión

Como lo mencionamos anteriormente, las decisiones que los líderes deben tomar se presentan en todas sus actividades y ámbitos de su vida; sin embargo, las decisiones profesionales o empresariales se distinguen porque suelen seguir un proceso de toma de decisiones muy específico.

Los líderes que han desarrollado la habilidad de tomar decisiones eficaces y eficientes son aquellos que han creado o adaptado su propio método o proceso para facilitar esta tarea y se caracterizan por diferentes aspectos:

  • Tienden a encontrar más alternativas y no se limitan a las más evidentes
  • Utilizan su razonamiento y dejan de lado sus intereses personales
  • Reúnen la evidencia necesaria o las variables a considerar antes de tomar una decisión
  • Consideran a qué otras áreas de la organización puede afectar su decisión
  • Mantienen su decisión incluso en los momentos más complicados
  • Se responsabilizan por las consecuencias de sus decisiones independientemente de sus consecuencias
  • Tienen en cuenta las implicaciones a mediano y a largo plazo, no solamente los resultados inmediato

Finalmente, una vez que toman una decisión y llevan a cabo el plan que surge de esta evalúan tanto los resultados como el proceso de decisión y proponen mejoras para el futuro.

Conoce a un líder con decisión

Howard Schultz es el ejemplo de un líder que se ha enfrentado a circunstancias en las que tuvo que tomar decisiones riesgosas y la mayoría de las veces sus decisiones fueron exitosas. Tanto así que es el presidente de la Compañía Starbucks Coffee.

Schultz estudió comunicaciones en la Universidad de Michigan, al terminar comenzó a trabajar en Xerox y posteriormente comenzó una carrera en Hammarsplast, una empresa de plásticos, donde llegó a ser el vicepresidente.

En 1982, 10 años después de que se inaugurara el primer Starbucks en Seattle, Howard Schultz comenzó a trabajar en Starbucks en el área de Marketing.

Tras un viaje a Italia decidió que esta empresa tenía el potencial de establecer un ambiente en el que el café propiciara experiencias.
Uno de los primeros retos a los que este líder se enfrentó fue que sus jefes no compartían su visión de Starbucks.

Tuvo que tomar la decisión de seguir esforzándose en desarrollar la idea y elaborar una estrategia para convencer a los socios.

Tras varios años de esfuerzo consiguió inversionistas interesados en financiar la empresa que hoy en día vemos, con un inmobiliario, música, menú e incluso un olor muy característico.

Para saber de manera más detallada la vida de este líder y entender su manera de pensar lee su autobiografía Pon tu corazón en ello.

La toma de decisiones

Ahora, ¿cómo tomar decisiones? El proceso que vamos a considerar en este artículo puede ser aplicado en las decisiones personales, las de una empresa o de un grupo indeterminado.

Conoce las etapas.

Etapas para tomar decisiones

1.    Identificar el problema

Tomar decisiones comienza con un núcleo central, que se puede definir como problema; dicho de otra manera, la discrepancia entre un estado actual de cosas y el estado al que se desea llegar. Este problema debe ser identificado por el administrador (o quien vaya a tomar la decisión) para poder tomar acción sobre él.

2.    Establecer los criterios a considerar

Ya que se haya identificado, se deben identificar los criterios que son relevantes para la resolución del problema. Toda persona que toma decisiones suele basarse en criterios, por ello, al momento de identificarlo debe considerarse su entorno: políticas de la organización, fechas límites, crisis financieras, próxima evaluación de desempeño, etc.

3.    Definir la prioridad de cada criterio

Los criterios anteriormente establecidos o considerados pueden ser de variable importancia, así que deben ordenarse por prioridad con el fin de incluirlo en la posterior decisión. Puede realizarse dándole un valor mayor al criterio preferente y luego comparar los demás para valorarlos en relación con el preferente.

4.    Desarrollo de alternativas

En este paso deberás visualizar todas las posibles alternativas que pueden resultar adecuadas para la resolución del problema. Es necesario utilizar la creatividad y diversos métodos de aproximación, con el fin de considerar todos los aspectos posibles de solución.

5.    Analizar las alternativas

Una vez encontradas tus alternativas, deberás analizarlas con mucho detalle estableciendo sus puntos positivos y negativos, según se les compare con los criterios establecidos en la etapa 2 y 3. La alternativa que cumpla mejor con estos criterios será una alternativa con mayor prioridad a considerar, aunque siempre se toman mejores decisiones cuando se cuenta con un abanico de opciones adecuadas.

6.    Selección de alternativa

Se debe seleccionar la mejor alternativa basándose en los criterios y los análisis previos de esta. Este punto puede ser el más complicado, por ello debe elegirse mentalmente una alternativa y analizar las consecuencias de la misma, repitiendo este proceso con dos o tres hasta definir cuál es la menos negativa o que tenga menores repercusiones en el desempeño que se ha tenido hasta el momento.

7.    La implantación de la alternativa

El escenario ideal para esta toma de decisiones es involucrar a las personas que serán afectadas por la misma, así mostrarán una mayor disposición de aceptar la decisión final. Es imprescindible dar a conocer la alternativa elegida y cómo se eligió por medio de una planificación y organización meticulosas.

8.    Evaluar la efectividad de la decisión

En este paso debe juzgarse el resultado de la toma de decisiones. ¿Fue resuelto el problema? ¿Se logró un cambio de forma positiva? Si después de la evaluación el problema persiste, debe analizarse qué salió de lo esperado y regresar al punto 1 para reiniciar el proceso, añadiendo la evaluación de los errores de la decisión anterior.

Hay algunas herramientas que pueden ser muy efectivas para tomar decisiones, en este artículo te hablaremos sobre el árbol de decisión.

¿Qué es un árbol de decisión y para qué sirve?

Un árbol de decisión es una herramienta muy útil que se usa como técnica de resolución de problemas. Para hacer dicho árbol debes trazar “ramas” y “hojas” que delimiten la situación a resolver y las opciones, que suelen ser binarias (solo dos), pero dependiendo el caso pueden ser 3 o más, así como el resultado de cada una de estas decisiones.

La idea de esta técnica es mantenerla sencilla, pero a la vez cubrir todas las ideas.

Ejemplo de árbol de decision

Ventajas de un árbol de decisión

  • Permite la clasificación de nuevos casos, considerando que no existan modificaciones sustanciales en las condiciones de los ejemplos originales.
  • Facilita la interpretación de la decisión adoptada.
  • Proporciona un alto grado de compresión del conocimiento utilizado en la toma de decisiones.
  • Explica el comportamiento respecto a una determinada decisión.
  • Es una buena herramienta para el control de la gestión empresarial.

Obstáculos de la vida diaria para ser un líder o empleado con decisión

Hay muchas variables a considerar para tomar una buena decisión. Por ello, cuando alguno de los aspectos necesarios para tomar una decisión acertada es confuso, inadecuado o incompleto se compromete el proceso de toma de decisiones en general.

Algunos de los obstáculos concretos para la toma de decisiones pueden ser:

  • Carecer de información verídica al momento de sopesar las alternativas
  • No contar con los datos actualizados y tener que basarse en mediciones antiguas o inexactas
  • Tener demasiados prejuicios respecto al problema
  • No considerar todas las alternativas posibles y limitarse solo a algunas más evidentes
  • Experimentar algún tipo de presión o coacción por alguna de las partes involucradas
  • Contar con muy poco tiempo para tomar la decisión
  • No establecer una prioridad de los factores involucrados en la decisión
  • Falta de claridad o de visión respecto al problema que se quiere solucionar
  • Tomar en cuenta la opinión de más personas de las necesarias
  • Basarse en la intuición o emociones al momento de elegir y no en el razonamiento
  • No contar con un proceso de toma de decisiones propio y adaptable
  • Saltarse pasos del proceso de decisión con el fin de ahorrar tiempo

Evita caer en estos obstáculos y mantén una mente clara con los consejos que te damos a continuación y con las herramientas que te hemos presentado.

Consejos para tomar decisiones

Te platicamos de algunas maneras para tomar decisiones, pero como es un aspecto de la vida cotidiano que involucra muchos procesos mentales de evaluación, te contamos de otros consejos prácticos para ello

  • Crea un ambiente propicio para tomar decisiones. Elimina la presencia de distracciones o incluso de personas que no propicien la toma de decisiones de manera racional. Intenta también deshacerte de prejuicios o preferencias personales, así como elige un lugar apropiado para esta actividad. Este espacio debe fomentar el pensamiento creativo y reducir el estrés.
  • Cuestiónate. No des por sentado situaciones, pon en duda los supuestos que tengas y verifica que la información con la que cuentas sea correcta. Pregúntate por qué haces las cosas o por qué asumes ciertos roles.
  • Evalua la información con la que cuentes y calcula las probabilidades de que los resultados que se desencadenen sean positivos o negativos. Toma en cuenta los factores más relevantes en tu decisión.
  • Investiga o recuerda casos similares y analiza si los resultados de la decisión podrían ser similares.
  • Genera diferentes alternativas y selecciona las que tengan probabilidades de ser exitosas. Analízalas y descarta las que sean inviables, las que necesiten más recursos para materializarse y las que tengan más margen de error.

Recomendaciones para profundizar en toma de decisiones

El líder de alto potencial: Cómo crecer rápidamente, asumir nuevas responsabilidades y obtener resultados. En este texto de Yam Charan y Geri Willigan se trata de contextualizar la labor de los líderes de la actualidad, la cual requiere estar capacitados para tomar decisiones y para afrontar los retos del mercado.

Los autores ponen al alcance de todos ejemplos o aprendizajes reales de los líderes de las empresas más importantes de hoy en día, asimismo brinda consejos prácticos para desarrollar las habilidades del liderazgo.


Handdon Robinson habla sobre qué se puede considerar como una buena decisión en su libro Cómo tomar buenas decisiones: Principios básicos para decidir sabiamente en esta época de múltiples alternativas.

Robinson resalta que tomamos decisiones todo el tiempo y en todos los ámbitos de la vida, pero asegura que hay algunas decisiones que tienen más peso. Por ello el autor propone algunas referencias bíblicas que pueden ayudar a cualquier persona a tomar mejores decisiones.

La toma de decisiones de Santiago Lazzati, da a conocer un novedoso modelo a base de módulos para que visualmente se puedan ordenar las preferencias y de ese modo tomar decisiones. El autor dirige este método de decisiones sobre todo a profesionales, empresarios y académicos.