Saltar al contenido

Conciencia

conciencia

Para ser un buen líder se necesita un carácter justo y para lograrlo es importante desarrollar una conciencia equilibrada.

En este artículo profundizamos sobre qué significa tener una conciencia equilibrada, cómo se sabe cuando un líder tiene una conciencia saludable y cómo desarrollarla en la vida diaria.

¿Qué es la conciencia?

La conciencia se refiere a la capacidad de reflexión, sobre todo en el ámbito moral. Es un sistema interno que nos advierte cuando realizamos acciones correctas o incorrectas y está relacionado con el autoconocimiento. La conciencia es propia del hombre, consiste en los procesos psíquicos que permiten que éste conozca su rol en el mundo.

La conciencia se forma por medio de las emociones y experiencias que los individuos han recolectado acerca de qué acciones son aceptadas y rechazadas en la sociedad o en la comunidad en la que se vive. Por ello, una conciencia equilibrada o saludable se refiere a aquella reflexión personal en la que se actúa conforme a lo mejor para sí mismo y para los demás.

Cuál es el opuesto a la conciencia

A veces nos es más fácil reconocer ciertas cualidades por medio de su opuesto, así que, lo opuesto a un líder consciente de su papel en la empresa y de la importancia de los demás para el crecimiento del negocio es un líder autocentrado, con poco manejo de la inteligencia emocional y con opiniones cambiantes y difíciles de seguir.

Un líder con dichas características dificultará la labor de la empresa en diferentes maneras, por ejemplo:

  • Creará confusión entre las tareas de las diversas áreas de la empresa
  • No generará confianza en el ambiente empresarial
  • Creará un ambiente laboral tenso e inestable en el que los colaboradores no podrán construir una carrera profesional.

Además, un líder que no sea consciente tendrá que improvisar la mayoría de las veces, lo cual implica falta de análisis y reflexión al momento de tomar decisiones.

Por ello, las decisiones tomadas serán poco acertadas e incrementarán la probabilidad de no ser acertadas.

En pocas palabras, un líder no consciente será poco adecuado para dirigir
una empresa.

¿Cómo se refleja en un buen líder?

Un buen líder hace caso a su conciencia, lo cual le permitirá tomar mejores decisiones de forma activa y concluyente para así guiar a los demás, buscando el bien tanto de él como de los demás, es decir, buscando un resultado ganar-ganar.

Se puede saber que un líder actúa de forma consciente cuando el clima laboral es adecuado para trabajar, cada una de las personas que trabajan en el mismo espacio se sienten libres para emitir su opinión y se sienten con libertad para realizar su trabajo.

Un líder que cuenta con una conciencia equilibrada logra crear un ambiente de trabajo confiable donde se acepten diversas maneras de realizar las mismas actividades. Además, promueve la participación y propicia el consenso en las discusiones. Asimismo, el líder que ha desarrollado su conciencia es capaz de motivar a los empleados para alcanzar una meta en común, la cual traerá beneficios tanto colectivos como personales.

Razones para desarrollarla

Tanto un buen líder como un buen empleado deben trabajar en desarrollar una conciencia equilibrada o adecuada por las siguientes razones:

  • Se generará orden en la empresa y cada colaborador sabrá cuáles son sus responsabilidades
  • La retroalimentación con otras áreas y el trabajo en equipo alcanzará mejores resultados
  • Los empleados sabrán cuáles son las exigencias del líder y se acoplarán fácilmente para cumplir con ellas
  • Los colaboradores tendrán más estabilidad laboral, lo que incrementará su compromiso con la empresa y habrá menor abandono del empleo
  • El ambiente laboral será adecuado y los empleados se sentirán libres, lo cual propiciará la creatividad y la solución de problemas

¿Cómo es un líder con conciencia?

Principalmente, un líder con conciencia sabe que conocerse a sí mismo y a los miembros de su equipo es clave para el buen funcionamiento del equipo de trabajo.

Por ello, un líder de este tipo se esfuerza en comprender en la medida de lo posible la visión del mundo de sus colaboradores. Una vez conociendo los valores, objetivos, creencias y paradigmas de los demás y de sí mismo, un buen líder es capaz de motivar a su equipo y guiarlos hacia el cumplimiento de sus objetivos.

Por otra parte, un líder consciente contribuye a crear un ambiente de trabajo en el que se gratifique el compromiso, de manera que se haga énfasis en entregar los trabajos lo mejor posible.

Además, un líder consciente promueve un entorno de colaboración y retroalimentación entre todos los miembros del equipo.

Aunado a esto, el líder que practica el liderazgo consciente da prioridad a la creatividad y a la solución de problemas originales, esto en contraposición al liderazgo arcaico en el que lo más valorado era el cumplimiento de órdenes o instrucciones.

En suma, un líder consciente reconoce que sus sentimientos, emociones, creencias y valores, así como los deseos, objetivos, opiniones y valores de sus colaboradores influyen en el desempeño de la empresa. Es por eso que se da el tiempo de conocerlos e identificar de qué manera estos elementos pueden contribuir y fortalecer el desempeño de su equipo.

Dalai lama, un líder con conciencia

Tendzin Giatso, el Dalai Lama, es el mejor ejemplo de un líder consciente. El Dalai Lama es el líder del budismo tibetano y desde pequeño resalta por ser una persona con un carácter firme y muy apegado a los valores religiosos, dentro de los que destacan el autoconocimiento, la tolerancia y sobre todo la paz.

El Dalai Lama nació en una familia humilde en 1939 en Quinghai y desde niño fue educado por los monjes para que al ser mayor de edad pudiera dirigir al pueblo tibetano.

Sin embargo, en 1950 China invadió Tibet, por lo que Tendzin Giatso tuvo que asumir el poder antes de tiempo.

Sin muchas opciones, el Dalai Lama tuvo que refugiarse cerca de la frontera de India donde organizó la resistencia contra los invasores chinos. En el año 1959 los enfrentamientos se volvieron muy violentos, por lo que Tendzin Giatso y otros tibetanos tuvieron que exiliarse a la India.

A pesar de la complicada situación de perder su país a manos de China, el Dalai Lama instauró una política de pacifismo y tolerancia. Él es uno de los líderes que guía a su pueblo desde el exilio, demostrando que la vida y la no violencia son valores que todos los líderes deben defender.

Para saber más sobre el Dalai Lama y conocer de primera mano su pensamiento, es recomendable leer Freedom in Exile, la biografía de Tendzin Giatso escrita por él mismo.

¿Cómo aplicarlo en la vida cotidiana?

Para desarrollar la conciencia propia de un buen líder o de un buen empleado se pueden realizar las siguientes tareas:

  • Sopesar los beneficios personales y colectivos que intervienen en la toma de decisiones.
  • Ser flexible y aceptar que los demás también tienen puntos de vista válidos.
  • Resolver los problemas de forma creativa y no encasillarse en una sola solución.
  • Asignar prioridades y planificar la mejor manera de realizarlas.
  • Preguntarse continuamente cómo se puede ayudar a la comunidad e intentar ayudarlos lo más posible.

Obstáculos para desarrollar la conciencia

El principal obstáculo para desarrollar la conciencia de un líder son los cambios y exigencias de velocidad que el mercado laboral y la globalización exigen de los líderes.

Esto se debe a que conocer la visión del mundo de los colaboradores e incluso la de sí mismo requiere tiempo. De hecho, algunas empresas no están dispuestas a invertir tiempo para conocer los estilos de aprendizaje y de trabajo de los colaboradores.

Algunos otros obstáculos que pueden presentarse son los siguientes:

  • Necesidad de controlar a los colaboradores. Parte de asumir un liderazgo con conciencia es aceptar que cada persona tiene una jerarquía distinta de valores e intereses y que estos se verán reflejados en el trabajo. Para muchos líderes es complicado aceptar que existen varias maneras de hacer bien las cosas.
  • Falta de límites. Para algunos líderes dejar que los colaboradores decidan sus tiempos y formas de trabajo es sencillo, pero lo que se les complica es poner límites y exigir resultados. Un líder consciente sabe cómo equilibrar estos dos extremos, es decir, da libertad a los colaboradores para organizarse y realizar sus tareas de acuerdo con su criterio, pero también sabe cuándo exigir y cómo poner límites saludables que beneficien el desempeño del equipo.

Consejos para desarrollarla

Además de los consejos que acabamos de darte, decidimos hacer énfasis en algunos puntos:

  • Establece tus prioridades. Organiza las metas empresariales en orden de importancia y crea planeas para poder desarrollar proyectos exitosos
  • Primero las personas y después las ganancias. Si un líder se preocupa por crear herramientas para mejorar el desempeño de los colaboradores y por su bienestar, las ganancias llegarán pronto
  • Fortalece tu voluntad. Recuerda constantemente cuáles son tus metas y por qué motivo haces lo que haces
  • Sopesa los riesgos y posibles desenlaces antes de tomar una decisión. Reflexiona y toma en cuenta todas las opiniones y variables involucradas antes de tomar una decisión
  • Toma el tiempo necesario para tomar decisiones, no te precipites aunque sientas presión por factores externos.

Recomendaciones para profundizar: libros o expertos

Liderazgo Consciente de Daniel Gabarró. Se trata de un e book que tiene como propósito mostrar a las personas interesadas el camino para ayudar a los demás a potenciar sus habilidades. Así mismo este texto es una herramienta para generar compromiso en los miembros de un equipo por medio de la motivación.

Este texto es una síntesis de los cursos y seminarios que da Daniel Gabarró.

Debashis Chatterjee hace una síntesis de sus conocimientos sobre este tema en el libro El Liderazgo Consciente. Su objetivo es compartir su experiencia como consultor empresarial enfocándose en prácticas de motivación, gestión de tiempo, comunicación y psicología laboral.

En este trabajo, además, el autor relaciona su experiencia con teorías orientales de espiritualidad y autocontrol.

La empresa Consciente de Fredy Kofman es un texto en el que el autor propone desarrollar ciertas habilidades para lograr el éxito y la excelencia empresarial. Fredy Kofman pone especial atención en la responsabilidad, la integridad, la comunicación, el compromiso y el liderazgo honesto. El texto original se llama Conscious Business: How to build value through values.

Finalmente, es importante recalcar que tanto los buenos líderes como los buenos empleados son aquellos que propician el trabajo en equipo y buscan el bien común por encima del beneficio personal.