Saltar al contenido

Coaching ontologico

El coaching ontologico comenzó, en cierta forma, como un proceso para ayudar a los deportistas de alto rendimiento a mejorar sus resultados, por ello se puede concebir al coaching ontologico como un entrenamiento; por su parte, la ontología es una disciplina filosófica que estudia el ser de las cosas.

¿Qué tienen en común ambas cosas? El coaching ontológico, el cual se puede entender como una “técnica de entrenamiento del ser”. Puede sonar bastante confuso, pero ahora mismo abundaremos sobre las características del coaching ontológico, los principios en los que se basa y los resultados que alcanza.

Breve historia del coaching ontológico

Muchos especialistas consideran que el coaching ontológico es el más completo de todos, pues su eje consiste en transformar el ser de una persona.

Si esto se logra, entonces se transformarán todos los ambientes en los que dicha persona participe.

Como los demás tipos de coaching, el coaching ontológico nació de una mezcla de disciplinas como la filosofía, la psicología, la pedagogía y el deporte y poco a poco se fue adaptando a su contexto específico.

En especial, el coaching ontológico tuvo mucha influencia de la filosofía existencialista y del coaching que proliferó en el mundo de los negocios a comienzos de los años 80.

Asimismo, este tipo de coaching se debe a que algunos autores buscaron que las técnicas de transformación de los negocios se extendieran a la esfera privada de los hombres.

Uno de los autores que ayudaron a desarrollar ese tipo de coaching es Thomas Leonard, quien se enfocó en las tareas que realizaban los terapeutas que lograban mejores resultados en sus pacientes.

Así nació el coaching ontológico, el cual tiene como objetivo lograr una visión y cambio integral del ser de una persona.

¿Qué es el coaching ontologico?

El coaching ontológico es una técnica mediante la cual las personas y organizaciones pueden revisar, transformar, desarrollar y optimizar la manera en la cual “son” en el mundo.

Dicho de otra manera, deben cuestionarse las formas tradicionales mediante las cuales realizan sus acciones cotidianas, para después ser capaces de proponer nuevas y mejores conductas, comportamientos o procesos.

Estas nuevas acciones se realizan con una mirada creativa y proactiva, dejando de lado los pensamientos tradicionales.

Una de las más importantes características de este estilo de coaching es que busca una transformación de los esquemas propios desde una perspectiva interior profunda, no solo de hábitos o comportamientos; además, hay algunos postulados muy relevantes para el coaching ontológico, de los cuales ahora mencionaremos solo dos:

  1. Se piensa que las personas no tienen la verdad sobre cómo son las situaciones, sino que tienen una perspectiva, su perspectiva.
  2. No podemos conocer las cosas tal y como existen, sólo podemos percibirlas a través de nuestros sentidos e interpretarlas bajo nuestros propios esquemas mentales.

El coaching ontológico tiene como propósito liberar a los sujetos o empresas de sus limitaciones y así lograr mayor bienestar y eficiencia para alcanzar sus metas.

Características

Hay diversas características de este estilo de coaching, pero podría decirse que los elementos del coach ontológico que debes tener en mente son los
siguientes:

  • Consigue resultados. La meta última del proceso de coaching ontológico es obtener resultados óptimos y eficaces desarrollando el bienestar personal lo más profundo posible.
  • Aprendizaje y creatividad. Las bases de este tipo de coaching son el
    aprendizaje, el cual se obtiene al conocerse a sí mismo, y la creatividad, que se utiliza para proponer soluciones novedosas ante los problemas que emergen.
  • Crea nuevas narraciones. Para superar algunos obstáculos, el coaching ontológico configura nuevas interpretaciones para algunos hechos complicados del pasado, de manera que dichas experiencias adquieran un significado que ayuden a fortalecer al individuo. En otras palabras, se reinterpreta el mundo que rodea a los coachées.
  • Beneficios de gran alcance. Los beneficios del coaching ontológico se
    expanden aotras esferas de la vida. Este tipo de coaching se enfoca
    en transformar la esfera privada de las personas, pero provoca cambios en los demás ámbitos de la vida, como en el profesional, familiar e incluso en las relaciones con los amigos.

Así podríamos resumir el coaching ontológico.

Biografía breve de un coach ontológico

Alicia Pizarro es una coach ontológica muy reconocida a nivel mundial.

Actualmente es la CEO de Red Global de Newfield Consulting, una de las redes de coaching más grandes del mundo. Además, Alicia es cofundadora de la Escuela de Coaching Ontológico de Rafael Echeverría.

Pizarro lleva muchos años en este círculo. Terminó sus estudios en 1994 en la Escuela de Coaching Ontológico manejada por el grupo Newfield e inmediatamente ayudó a que más personas pudieran acercarse a este tipo de coaching.

Diseñó el programa de coaching que es referencia para varias consultorías e universidades. Ha participado activamente en los programas de habla hispana, dentro de los que destaca su ayuda para rediseñar el programa del ITESM, aplicado en la Ciudad de México y otros estados de la República Mexicana.

Alicia Pizarro cree firmemente en que este tipo de coaching contribuye al desarrollo de las empresas, por lo que su consultoría hace evaluaciones y diagnóstico de equipos de trabajo. A partir de ellos elabora Planes Estratégicos de Organización de Empresas y forma Equipos de Alto Rendimiento.

Para esta famosa coach la clave del éxito del coaching ontológico se
encuentra en desarrollar el lenguaje. Por ello, sus estrategias se basan
en enseñar competencias conversaciones básicas, las cuales ayudan en
la comunicación, negociación y planeación de soluciones.

¿Cuál es el papel del coach?

Para desarrollar las aptitudes y mejorar las actitudes de los individuos, el coach buscará crear nuevas conexiones mentales en el coachée, logrando que los interesados aprendan formas distintas de actuar ante el mundo siempre cambiante, adaptándose con éxito.

Para conseguir este objetivo, el coach realizará preguntas específicas que desafían los modelos mentales bajo los cuales se ha actuado hasta el momento. Una vez identificados los puntos de mejoría, se diseña un plan de acción.

Qué se espera del coachée de un coach ontológico

Si bien el papel del coachée es tan importante como el del coach, es importante identificar las particularidades de cada rol.

A continuación, abundaremos sobre el papel que el coachée desempeña en el proceso del coaching ontológico:

  • Aprender. La base del proceso descansa en la capacidad y ganas del coachée de aprender sobre todos los ámbitos, incluyendo sus habilidades, limitaciones y áreas de oportunidad, así como de su ambiente y situación profesional, personal, familiar y social.
  • Compartir. Por medio de la autoinspección el coachée deberá identificar varios aspectos de su vida y compartir sus pensamientos, sentimientos y opiniones con el coach. Por ello, debe estar dispuesto a compartir sus descubrimientos personales y utilizarlos durante el proceso de coaching.
  • Cambiar. Más que nada, el coachée debe estar dispuesto a cambiar paradigmas. El coaching ontológico resaltará qué pensamientos, hábitos e ideologías debe modificar para lograr la transformación que busca.

En suma, durante el coaching ontológico el coachée aprende sobre sí mismo y su alrededor, identifica y comparte sus descubrimientos y al mismo tiempo cambia sus paradigmas para lograr una transformación profunda de sí mismo.

¿Cuándo poner en práctica el coaching ontológico ?

El coaching ontológico tiene repercusiones en diversas áreas de la vida de los coachees, tanto en la personal como en la profesional, por poner un ejemplo.

Por ello, el coaching ontológico es útil cuando las personas desean un cambio radical y buscan cambiar de manera definitiva su forma de pensar, apuntando siempre a una mejora integral y con resultados extraordinarios, más allá de lo común.

El coaching con el que combina

El coaching ontológico estudia los modelos mentales de cada persona, es decir, identifica y clasifica los gustos, inquietudes, sentimientos y formas de actuar de los individuos.

Una vez hecho esto, por medio de técnicas establecidas, este tipo de coaching ayuda a expandir o transformar dichos modelos mentales, de manera que las personas cambian su forma de ver y actuar en el mundo.

Por lo anterior, el coaching ontológico combina con todos los demás tipos de coaching.

Lo que es recomendable es que se trabaje junto al tipo de coaching donde se busca tener mejor desempeño o donde se quiera obtener resultados más rápidos.

Por ejemplo, si una persona quiere tener éxito en los negocios, puede combinar el coaching ontológico con el empresarial. O bien, si lo que se busca es desarrollar las habilidades de aprendizaje, se puede combinar con el coaching educativo.

Todos los tipos de coaching harán que el coachée se enfrente consigo mismo, reflexione sobre su manera de ser y de pensar, sin embargo, el coaching ontológico llevará estas reflexiones a un nivel más profundo.

Por lo mismo, este proceso llevará un poco más de tiempo y sus resultados se materializarán de manera más lenta.

Pero esto no quiere decir que hay que perder la paciencia o las ganas de pasar por este proceso, pues los resultados que el coaching ontológico brinda son verdaderamente potentes y trascienden muchos aspectos de la vida de las personas.

Recomendaciones para profundizar: libros

En el libro Coach Ontológico. Transformación y desarrollo de sí mismo Miguel D´Addario habla sobre las dinámicas que ayudan a empresas, personas y sociedades a optimizar su ser en el mundo.

El autor propone que este tipo de coaching libera del sufrimiento y genera bienestar en las personas que lo practican, asimismo consolida hábitos saludables y contribuye al alcance de logros o metas.

Rafael Echeverría propone que el coach ontológico proviene del ámbito de la ética en su libro Ética y Coaching Ontológico.

Este texto es valioso porque explica cómo es que el coaching ontológico guía a las personas a reconocer las crisis que la humanidad necesita encarar hoy en día. Según la propuesta del autor, el reconocimiento y planteamiento de preguntas relacionadas con la crisis actual ayudará a encontrar las soluciones y a modificar conductas.

Uno de los libros más completos sobre este tema es Teoría y práctica del coaching ontológico profesional: la profesión del desarrollo del potencial humano. En él Oscar Anzorena da a conocer los conceptos más básicos del coaching en general y posteriormente se centra en los fundamentos del coaching ontológico.

Además, el autor propone varias actividades que los lectores pueden hacer para alcanzar sus metas profesionales a través de la transformación personal.

Cambiando el ser de la persona (entendiéndose este como su dimensión mental) puede cambiarse su forma de afrontar la vida y, en ese proceso, mejorarla.