Saltar al contenido

Coaching empresarial

coaching empresarial

El coaching ha surgido a partir de las necesidades exigidas por la globalización y el constante cambio de las estrategias de mercado. Actualmente, es una técnica que ha conseguido validez y fidelidad en diversos sectores de la población, como los ámbitos empresariales y educativos. De hecho, el coaching tiene gran presencia en el ámbito empresarial, pues contribuye a la formación de nuevos líderes y al mejor rendimiento de los empleados.

Hoy te presentamos qué es el coaching empresarial y cómo se lleva a cabo.

¿Qué es el coaching empresarial? 

Este estilo de coaching ayuda a los líderes y empleados de una empresa a mejorar su efectividad, competitividad y su productividad. Se enfoca, sobre todo, en mantener motivado al personal, ya que ellos son los responsables del éxito de la empresa.

Ademas, en el coaching empresarial se piensa que los empleados motivados son más eficaces y  crean un mejor ambiente de trabajo.

Características del coaching empresarial

Te contamos algunas características para que definas al 100% en qué consiste este tipo de coaching.

  • Enfoque en el individuo. Concentrarse en la persona y no en el resultado es la clave del éxito empresarial, pues las personas son las que alcanzan las metas. Resulta trascendental invertir en la motivación de los empleados, de manera que se genere el compromiso de las personas hacia la empresa.
  • Retroalimentación. Todas las situaciones se deben analizar, tanto las exitosas como las no exitosas, de esta manera la retroalimentación será algo habitual en la empresa. El objetivo de la retroalimentación es, además de la mejora continua, la construcción del sentido de responsabilidad compartida en todas las tareas. Tanto los líderes como los miembros del equipo deben generar un sentido de responsabilidad mutua por los objetivos alcanzados y las fallas cometidas.
  • Respeto. El respeto debe ser el máximo valor entre el equipo de trabajo. Un ambiente laboral sano en donde todos los miembros son amables entre sí garantiza la colaboración y el buen funcionamiento del equipo.
  • Adaptación. Una de las claves para alcanzar las metas es la flexibilidad tanto de la empresa hacia el mercado como de los individuos para con las maneras de trabajar. El establecimiento de planes de acción es necesario e imprescindible, sin embargo, se debe dejar lugar siempre para la flexibilidad.

Estas son algunas de las más importantes características de este estilo de coaching, ¿las conocías?

Breve historia del coaching empresarial

El coaching se desprende de un conjunto de disciplinas distintas que se unen para generar teorías con aplicación práctica, que lleven a las personas a desarrollar sus habilidades y conocimientos.

Algunas de las disciplinas en las que el coaching se basa son la Psicología, la
Filosofía, la Sociología e incluso la Mercadotecnia. Además, uno de los ámbitos de la vida que más influencia ha tenido para desarrollar el coaching es el entrenamiento deportivo.

Uno de los padres del Coaching es Werner Erhald, él propuso una teoría en 1978 conocida como EST, Erhald Training Seminars, o bien Seminarios de Entrenamiento Erhard. Su objetivo principal era alcanzar el máximo potencial de las acciones humanas, tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Posteriormente, muchos entrenadores deportivos retomaron esta teoría para impulsar a que los competidores fortalecieran su mente y su cuerpo y alcanzaran potenciales extraordinarios. Al ver los grandes resultados de los deportistas, muchos líderes comenzaron a estudiar estas metodologías y desarrollaron analogías de este tipo de practicas y las aplicaron a sus ámbitos específicos.

Por ejemplo, al ámbito de la educación, al área personal y al ámbito empresarial.
Por lo anterior, el objetivo del coaching empresarial es enfocarse en el ámbito profesional y desarrollar las capacidades de los líderes y de los empleados para llevar al máximo punto el desempeño de una empresa.

¿Cuándo ponerlo en práctica?

Cuando una empresa sienta que necesita o puede mejorar el rendimiento de su empresa, el coaching empresarial es una excelente opción, pues por medio de este proceso de acompañamiento los empleados liberan su potencial y con ello mejora el desempeño de toda la empresa.

Qué se espera del coachée de un coach empresarial


Para el buen funcionamiento de una empresa es importante tener líderes aptos y preparados, pero también empleados comprometidos con su labor dentro de la organización. Sucede lo mismo cuando se trata del coaching, pues tanto el coach como el coachée tienen un rol determinado.

En específico, el papel de un coachée consiste en diversas cuestiones, dentro de las más importantes tenemos:

  • Estar abierto al aprendizaje y al crecimiento. El coachée se encuentra en una curva de aprendizaje constante, la cual crecerá más rápido dependiendo de la disponibilidad y actitud que tenga hacia los retos que se le presenten.
  • Participar de forma activa en el intercambio de ideas y opiniones. La participación constante y comprometida con los demás y con las tareas es clave para alcanzar los resultados.
  • Contribuir al buen clima laboral. Ser respetuoso y amigable con los demás miembros del equipo facilitará la convivencia y el trabajo del día a día.
  • Ser asertivo al comunicar las opiniones y en especial los desacuerdos. Un buen coachée debe buscar los momento más adecuados para expresarse, sobre todo cuando se trate de temas delicados.
  • Optimizar los tiempos de trabajo. Concentrarse en las tareas propias y alcanzar las metas personales es primordial para que un equipo de trabajo funcione y obtenga resultados.
  • Aceptar cuando se comete un error y escuchar la retroalimentación del coach. Un buen coachée no es aquel que no comete errores, sino el que los reconoce y aprende de ellos.

Stephen Covey, practicante del coach empresarial

Stephen Covey es uno de los empresarios, conferencistas y coaches empresariales más reconocidos e influyentes en el mundo.

Se trata del autor de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, libro publicado en 1989. Además de ser escritor y brindar sus conocimientos a todo el mundo, era un empresario consultor y fundó la consultoría Franklin Covey.

El autor nos dice en este libro que para triunfar en el ámbito empresarial es importante desarrollar hábitos. Dichos hábitos tienen sus bases en tres características: la adquisición del conocimiento, el desarrollo de habilidades y, por supuesto, la motivación o deseo de alcanzar las metas.

Los 7 hábitos que, de cierta manera, garantizan el éxito profesional son los siguientes:

  1. Proactividad
  2. Establecimiento de objetivos
  3. Priorizar las tareas
  4. Filosofía del ganar-ganar
  5. Comprensión de sí mismo, los demás y las situaciones
  6. Generación de sinergia en el equipo de trabajo
  7. Vida equilibrada entre el descanso, convivencia familiar y recreación con el trabajo o vida laboral

Este libro fue un parteaguas en la vida de Stephen Covey, pues a partir de él escribió muchos títulos más siguiendo el mismo esquema. Así, escribió sobre los hábitos que deben desarrollar familias, universitarios y más personas.

¿Cuál es el papel del coach?

Lo primero que realiza el coach es la identificación de las habilidades personales de los empleados, principalmente de aquellos que tienen algún puesto de dirección. Se observa su capacidad de comunicación, del manejo del estrés y las situaciones complicadas, de aquellas que involucran un riesgo, su capacidad de liderazgo y específicamente su disposición para trabajar en equipo.

Una vez identificadas las habilidades se analizan las áreas de oportunidad, es decir, aquellos procesos o ejercicios que se pueden realizar de forma más exitosa. Para atacar dichas debilidades de la empresa, el coach guía a los empleados y directores a repensar y reestructurar esas áreas. Después, el coach ayuda a realizar los cambios acordados y acompaña a los empleados en el proceso de adaptación.

El proceso anterior representa una de las mayores ventajas de someterse al coaching empresarial, ya que un coach es un guía experto en el funcionamiento de los equipos y del desarrollo profesional. El coach es un observador, acompañante y motivador y no un asesor; es decir, un buen coach ayuda a las personas a encontrar las soluciones más adecuadas a sus problemas, jamás dirá qué hacer o cómo hacer los cambios. El personal de la empresa propone sus propios cambios o ajustes, lo cual resulta más realista, pues éstos son los que conocen mejor la empresa y sus propias habilidades.

¿Cómo complementar el coaching empresarial?

Como se mencionó anteriormente, el Coaching empresarial se especializa en técnicas especializadas para desarrollar y fortalecer los equipos de una empresa o institución. Se enfoca muchísimo en el alcance de metas y en motivar al personal para buscar siempre mejores resultados.

Este enfoque hacia las metas y hacia la satisfacción laboral, puede dejar de lado, de cierta manera, las motivaciones y el crecimiento personal. Por tal motivo, es muy importante que el coaching empresarial se combine con el coaching ontológico.

Dicho estilo de coaching resalta en tanto que se enfoca en la introspección y en la transformación personal. Se enfoca en el desarrollo personal y en alcanzar objetivos individuales que satisfagan los deseos más profundos de los individuos. Busca generar nuevas posibilidades y fortalecer los valores y aspiraciones personales.

Si un individuo, ya sea líder o empleado, logra manejar y equilibrar estos dos estilos de coaching slcanzará su máximo desarrollo personal y profesional. Se dará cuenta que de alguna manera estos dos estilos de coaching se complementan, pues el buen desarrollo profesional lleva a la satisfacción personal.

Y al mismo tiempo, la satisfacción personal se logra gracias al logro personal en el ámbito empresarial.

Recomendaciones para profundizar: libros o expertos


El libro de Simon L. Dolan: Liderazgo, dirección y coaching por valores: Los 10 mandamientos para gestionar personas en el siglo XXI es el reflejo de varios años como consultor y coach.

En este documento el autor plantea que hay una relación estrecha entre ser un buen líder, tratar de manera humana a los empleados y alcanzar metas con muy buena remuneración. Simon L. Dolan brinda ciertas pautas para que el coaching sea un instrumento de crecimiento en la empresa.

Por su parte, Paul Anwandter se especializa en el trabajo en equipo y describe cómo hacer que un equipo de trabajo alcance el mejor rendimiento en su libro Team Coaching: cómo desarrollar equipos de alto desempeño. Además, Paul propone en este libro estrategias y tácticas para conocer un equipo de trabajo y guiarlo hacia el éxito.

La Editorial Trillas presentó en el 2016 Coaching ejecutivo, un libro muy sencillo, pero valioso que abunda sobre los términos básicos del coaching y promueve el desarrollo profesional de los individuos.

Finalmente, cabe resaltar que el coaching empresarial no involucra solamente un cambio de funcionamiento en la empresa, sino un cambio de pensamiento del personal. Esto ayuda a elevar el potencial de los miembros de una empresa y, por lo tanto, de la empresa misma.