Saltar al contenido

Coaching

coaching

Últimamente el coaching se ha puesto de moda, pero ¿sabes a qué se refiere este término? Aunque puedes encontrar un sinnúmero de definiciones en internet, lo cierto es que Daniel Goleman había considerado el coaching como uno de los ocho tipos de liderazgo y te lo explicamos aquí.

Aquí se presenta a qué se refiere el término, sus beneficios y sus complicaciones.

Breve historia del coaching

 El coaching se estableció alrededor de 1830 en Reino Unido.

«Coach» era el nombre que recibían las personas que ayudaban a los estudiantes a preparar sus exámenes, más tarde el término fue asociado a los asesores deportivos, quienes motivaban y ayudaban a los deportistas a alcanzar su máximo potencial.

Un americano, Tim Gallewey, adaptó dicha metodología de entrenamiento a otras ámbitos y dictó conferencias por todo Estados Unidos explicando cómo el coaching podía ayudar a diversas personas, sobre todo a los líderes de las grandes empresas.

Debido a esto, se le conoce como el padre del coaching moderno.

Posteriormente, varias personas fortalecieron y desarrollaron el método del coaching. Por ejemplo, John Whitmore estableció cuatro pasos para alcanzar una meta. Por su parte, Rafael Echeverría en Latinoamérica fundó el llamado coaching ontológico.

 A partir de la última década, el coaching se ha expandido exponencialmente a lo largo del mundo. Además, se utiliza para una gran diversidad de situaciones.

No se trata solamente de una metodología para los negocios o empresas, si no también para aprender idiomas, cocinar, la educación, mejorar la vida personal y muchas otras áreas.

¿Qué es el coaching?

El propósito de un líder que usa el coaching es que sus empleados desarrollen sus fortalezas y talentos; para lograrlo, el líder debe conocer a las personas que conforman su equipo y dedicar recursos que les ayuden a desarrollarse tanto personal como profesionalmente.

Lo más importante para llevar a cabo este estilo de liderazgo es que los empleados se conozcan a sí mismos, con el fin de identificar sus fortalezas y debilidades, una vez hecho esto, el líder y el empleado establecen metas a mediano y largo plazo, así como el plan para realizarlas.

Un líder que utiliza este liderazgo acompaña a su empleado hacia la realización de su meta y constantemente le da retroalimentación que lo mantenga en el camino de desarrollarse profesionalmente; así, el coach desempeña la función del guía que acompaña a su empleado procurando que éste tenga la mente abierta para intentar nuevas cosas.

Ventajas

Este estilo de liderazgo tiene ventajas importantes, como las mencionadas a continuación.

  • El líder llega a conocer claramente las fortalezas y debilidades de sus empleados
  • Los empleados conocen las áreas en las que deben esforzarse más
  • Los miembros del equipo se encuentran en constante aprendizaje
  • Los trabajadores se sienten desafiados y, por ello, se involucran más en su trabajo
  • Los empleados crecen personal y profesionalmente al cumplir sus metas
  • Si  se lleva a cabo exitosamente, la empresa tendrá buenos resultados a mediano y largo plazo
  • El ambiente de trabajo es positivo

Desventajas

 Siempre deben tomarse en cuenta los aspectos que pueden ser contraproducentes en el liderazgo. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Se requiere el tiempo necesario para conocer las fortalezas de todos los empleados
  • Las capacitaciones son costosas y difíciles de mantener
  • Algunos empleados tienen vicios que no están dispuestos a cambiar
  • Cuando los empleados se encuentran en un estado de comodidad no tienen la intención de esforzarse más
  • No se tienen resultados a corto plazo

 ¿Cuándo usar el coaching?

 Cuando la empresa cuenta con los recursos para mantener las capacitaciones necesarias, las herramientas que se utilicen y esté interesada en conseguir un equipo involucrado, de máxima productividad y con nula rotación, el coaching es una excelente opción. Es particularmente conveniente si se trata de una empresa consolidada con un equipo joven que lleva varios años trabajando.

 ¿Cuándo no usar el  coaching?

 Si la empresa es pequeña o tiene pocos recursos, el coaching puede ser muy difícil de mantener, ya que los empleados no se involucrarán con las metas de la empresa y quizás no puedan compaginarla con sus objetivos personales; además, no se contarán con los recursos para cubrir las necesidades económicas de este estilo de liderazgo.

Con esta información, podemos establecer cuando el coaching es necesario y cuándo es mejor elegir otro estilo de liderazgo.

Biografía de un coach

El Coach Agustín Peralt es un gran ejemplo dentro del coaching.

Podemos ver cómo una persona dedicada a los negocios y al trabajo con empresas internacionales y familiares aprovechó el coaching para mejorar su vida profesional y personal. Este gran coach ha trabajado con empresas como Danone y Hasbro y desarrolló su propia metodología a lo largo de más de 15 años, esta se llama FASE.

En su propuesta, Agustín propone que lo más importante para alcanzar las metas es trabajar en la actitud personal. Con el fin de cumplirlo sugiere establecer y planificar los pasos requeridos para alcanzar las metas propuestas. Es decir, para alcanzar los objetivos es necesario dividir en pequeños pasos el camino para lograrlo.

Su metodología innovadora ha impulsado el éxito de más de 100 empresas internacionales. Si te interesa conocer más sobre su metodología consulta su libro Lidérate.

Algo que resalta de la personalidad de Agustín Peralt es su preocupación por ayudar a los demás, por lo cual ha sido un maestro muy querido en universidades muy prestigiosas como la Universidad de Valencia y  la Universidad de Amsterdam. En la última fue reconocido como uno de los mejores profesores.

El trabajo de este coach es muy valorado dentro de varios campos, ¡conócelo!

Tipos de coaching

El coaching se puede dividir de varias maneras, por lo cual existen diversos tipos de coaching.

Según el área o espectro de trabajo pueden existir los siguientes tipos:

  • Personal. Se enfoca en conseguir cambios personales y profesionales en la vida de una persona.
  • Organizacional. Se enfoca en las empresas para mejorar su rendimiento.
  • Deportivo. Busca motivar a los deportistas y ayudarles a desarrollar sus habilidades.
  • Educativo. Se propone ayudar a los estudiantes y maestros a organizarse de la manera más adecuada para alcanzar metas.

Por otra parte, el coaching también se puede clasificar tomando en cuenta la metodología que utiliza, por ello puede ser:

  • Ontológico. Busca generar cambios profundos a partir del lenguaje y herramientas corporales.
  • Sistémico. Se considera que la persona es un sistema, en el cual las partes influyen en la formación del todo.
  • Emocional. Genera cambios con base en el autoconocimiento y el control de emociones.
  • Coercitivo. Se buscan cambios profundos y con gran impacto.
  • Programación Neurolingüística. Cambia conductas a partir de la modificación de creencias.
  • Cognitivo. Se enfoca en las funciones cognitivas y las habilidades comunicativas.

Además, se puede clasificar de acuerdo con el número de personas que lo utilicen. Con esta clasificación puede ser:

  • Personal. Se alcanzan las metas de una sola persona.
  • En equipo. Se busca mejorar el rendimiento de un grupo o equipo.

En realidad, han surgido métodos de coaching de acuerdo con las necesidades de los interesados, por lo que encontramos muchos estilos actuales, como el coaching ejecutivo.

Características del coaching

 Como ya hemos mencionado, existen varios tipos y clasificaciones del Coaching, sin embargo hay algunas características que todos éstos comparten. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Respeto. Para un coach es muy importante motivar y ayudar a las personas a alcanzar sus metas, pero ante todo uno de los principios que siempre cumplen es respetar a las personas que están asesorando. Un buen coach procura entablar el diálogo de manera adecuada, así como dar una retroalimentación que permita el crecimiento de sus asesorados.
  •  Responsabilidad. El coach es un acompañante que asume la responsabilidad de que alcances tus metas. De esta manera, cuando alguien se encuentra en un proceso de coaching la responsabilidad de lograr los objetivos propuestos es compartida. ¡Así no se está solo en el camino!
  •  Enfoque. Uno de los requisitos para un buen coach es el enfoque. Es decir, la focalización de la actitud, conductas y habilidades para con el objetivo. Solamente si se está enfocado y comprometido con el proceso del coaching se llega al éxito.
  •  Veracidad. La información que se intercambie entre el coach y el coachee (el asesorado) debe ser verídica y de buena voluntad. Por lo anterior, es necesario que exista confianza entre ambas partes con el fin de presentar los puntos de vista y comunicar las dudas, inquietudes y avances.

¿Conocías todo esto sobre el coaching?

¿Qué resultados se pueden esperar de un coach y del coaching?

Antes de comenzar con un proceso de coaching resulta importante saber qué se puede lograr con este proceso. Es decir, ¿qué resultados se pueden alcanzar?

Esto con el fin de entender qué obtendremos de ello y si es el método adecuado para nosotros.

Algunos estudios respecto a este tema han encontrado que el 80% de las personas que se han sometido a algún proceso de coaching se sienten satisfechas con éste.

El resultado se debe a que, independientemente del tipo de coaching que se decida seguir, los resultados que se pueden conseguir son los siguientes:

  • Comprensión del contexto. El coaching te ayudará a saber cuáles son tus habilidades, qué puedes mejorar y qué necesitas desarrollar para alcanzar tus metas propuestas. Además, identificará las habilidades que necesitas para desenvolverte exitosamente en tu contexto social, profesional, educativo y personal.
  • Tareas específicas. Lo primero que un buen coach te dirá son las actividades específicas y los pequeños objetivos o pasos que debes realizar para alcanzar tu meta. Saber esto es considerado como un resultado, pues muchas veces es difícil identificar qué se puede hacer para llegar a donde te propones.
  • Confianza en ti mismo. La confianza en las propias habilidades, conocimientos e instintos es algo que este proceso reforzará. Antes de comenzar a trabajar en alcanzar los objetivos es importante que sepas que tienes la capacidad y las herramientas para realizar tus sueños.
  • Modificación de conductas. Muchas veces los hábitos que hemos desarrollado son dañinos o nos detienen de alcanzar lo que deseamos. Por ello, el proceso de coaching se enfocará en cambiar las conductas autodestructivas o dañinas para uno mismo.
  • Equilibrio de emociones. Los seres humanos solemos no saber lidiar con sentimientos y emociones que se desencadenan en diversas situaciones. Un buen coach te enseñará a gestionar o encaminar las emociones para que jueguen a tu favor y no en tu contra.
  • Organizar el tiempo. Una clave para alcanzar las metas es la organización y la correcta distribución del tiempo que le dedicamos a cada una de las tareas pendientes. Por ello, además de aprender a priorizar las actividades es importante saber cómo planear y estructurar los días.  ¡Tras pasar por el proceso del coaching serás un experto en tu organización!
  • Resolver problemas. Esta es una de las habilidades más valiosas en cualquier ámbito de la vida. Un coach te enseñará a negociar y resolver las dificultades que se te presenten.

¿Es el coaching lo que necesitas?