Saltar al contenido

Pasión

Hay ciertas emociones que los líderes deben propiciar para que sus empleados sean más eficientes y estén más enfocados en cumplir sus metas.

Dos de las emociones de las que más se habla en temas de liderazgo son la motivación y la pasión.

Dentro de este artículo hablaremos sobre la pasión, enfocándonos en mencionar qué es, cómo se refleja en un líder y cómo se puede desarrollar en la vida cotidiana.

¿Qué es la pasión?

La pasión es una emoción intensa que se experimenta por algo o alguien, ésta incluye también el deseo o entusiasmo por realizar ciertas acciones.

Además, brinda a los seres humanos el sentido de pertenencia, pues dedican su vida a realizar esa actividad.

La pasión es la emoción que lleva a las personas del deseo por algo a las acciones necesarias para alcanzarlo.

¿Cómo se refleja en un líder?

La pasión es la emoción que provoca que tanto los líderes como los empleados sean perseverantes para alcanzar sus metas. Esto se traduce en que al momento de cometer errores, la pasión incentiva a cualquier persona a volverlo a intentar.

Se sabe que un líder experimenta pasión hacia su labor cuando la realiza buscando la excelencia, pues al sentir pasión disfruta llevarla a cabo y busca que se haga de la mejor manera. Un líder con pasión es optimista, alegre y con ilusiones.

La manera más notoria de saber si un líder experimenta pasión por la tarea que lleva a cabo es preguntarse si él o ella contagia esa pasión a las personas de su alrededor. Cuando alguien siente una pasión intensa por su tarea logra transmitirlo a los demás, quienes automáticamente se sienten motivados y cargados de energía para trabajar.

¿Cómo aplicarlo en la vida cotidiana?

Una vez sabiendo lo anterior, es importante saber qué acciones se pueden realizar para encontrar una pasión o mantener la que ya se tiene. Algunos aspectos importantes a considerar son:

  • Sigue tu pasión sin importar lo que opinen los demás, esto es primordial, o bien, síguela sin importar las comodidades a las que debas renunciar para seguirla.
  • No importa qué tantas habilidades innatas poseas para hacer la actividad que te gusta, la clave es practicar todo el tiempo posible para volverse excelente en esa tarea.
  • Pregunta a las personas que te rodean cuál es su pasión y pídeles que te expliquen por qué lo es y qué hace que continúen buscándola.
  • Pregúntate a ti mismo qué actividades te causan más alegría y cuáles te gustaría practicar todos los días.

Finalmente, considera que las personas que dejan una huella en los demás son aquellas que contagian su pasión y que inspiran a los demás a perseverar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *