Saltar al contenido

Liderazgo paternalista

Algunos estilos de liderazgo se enfocan en cumplir metas y lograr objetivos, pero otros se concentran más en los individuos y en el buen ambiente de trabajo. El liderazgo paternalista es uno de estos últimos, pues el líder cuida de sus empleados como si fueran sus hijos.

A continuación abordaremos este tipo de liderazgo, mencionaremos qué es, cómo aplicarlo y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es?

El liderazgo paternalista hace referencia al estilo de liderazgo en el que el líder tiene la total confianza de sus empleados, los motiva e incentiva a trabajar bien y mejorar en sus habilidades. También les ofrece recompensas y premios cuando realizan sus tareas con precisión.

Un líder paternalista se preocupa por la vida personal de los empleados, los ve como seres humanos y hace todo lo posible para ellos no sientan la presión y el estrés del trabajo.

Como todo padre, este tipo de líder pide que lo obedezcan y sigan sus instrucciones al pie de la letra, pues muchas veces considera que los empleados no tienen las capacidades necesarias para tomar decisiones importantes de la empresa, por lo cual prefiere tomar él o ella las decisiones.

¿Cómo aplicarlo?

Para que el liderazgo paternalista funcione adecuadamente es importante elegir bien a los empleados, de forma que se contrate personas que no tengan problemas con la autoridad. Además, algunos trabajadores muy productivos o muy creativos no son adecuados para este tipo de liderazgo porque se sienten oprimidos de no poder realizar las tareas de acuerdo con sus ideales y formas de pensar.

Por otro lado, se debe tener en mente que la clave para que los empleados se sientan cómodos en el trabajo y se esfuercen por hacer bien las tareas que les corresponde es motivarlos constantemente y sobre todo incentivarlos por medio de premios, días de descanso y bonos.

Asimismo, en los casos en los que los empleados no cumplan con sus tareas en tiempo y forma es importante hacérselos saber y pedirles que pongan más atención la próxima vez.

Es primordial que los beneficios y los castigos sean equivalentes al esfuerzo de cada miembro de la empresa.

Ventajas

  • Las metas se logran conforme a las ideas del líder
  • Los empleados tienen que cumplir con tareas específicas y no con cosas muy complejas
  • El líder se preocupa genuinamente por sus empleados, lo cual es percibido por ellos
  • El líder es amable e incluso cariñoso con sus empleados
  • Los empleados se sientes protegidos y acompañados en las decisiones que toman

Desventajas

  • No a todas las personas les gusta o saben obedecer
  • El líder delega muy pocas tareas, por lo que siempre está ocupado y carga con todo el estrés
  • No se promueve el trabajo en equipo
  • Cuando el líder está ausente los empleados no saben qué hacer
  • El líder trata a los empleados como si fueran niños pequeños y no como adultos con ideas y opciones propias

Este estilo de liderazgo es propicio en equipos pequeños o que se están constituyendo, pues se genera un buen ambiente de trabajo y hay poco espacio para los errores, sin embargo, para que una empresa sea exitosa es necesario evolucionar a otro estilo de liderazgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *