Saltar al contenido

Liderazgo liberal

Hay muchas maneras de liderar un equipo. No siempre el líder debe ser aquella persona que le diga a los demás qué tareas deben realizar, sino un buen líder puede dar cierta libertad y autonomía a sus empleados.

A continuación explicaremos qué es el liderazgo liberal, cuándo ponerlo en práctica y algunas de sus ventajas y desventajas.

¿Qué es?

Cuando una empresa trabaja con el estilo de liderazgo liberal, los empleados son más activos y el líder tiene un papel más pasivo que en otras formas de liderazgo. Lo anterior significa que los trabajadores tienen la facultad para tomar sus propias decisiones, como cerrar o no tratos con los clientes, elegir sus horarios de trabajo, establecer sus propias metas y objetivos laborales, entre otros.

El papel del líder se centra en ser un consultor y apoyo para los miembros del equipo. De esta forma, el líder tiene la tarea de hacer recomendaciones y resaltar cuáles objetivos se quieren alcanzar con mayor prioridad que otros. Sin embargo, seguir las recomendaciones del líder no es una obligación para los demás miembros de la empresa.

Ahora bien, con el fin de que la empresa o institución funcione se establece un mínimo de reglas y objetivos comunes, los cuales dan unión e identidad a los empleados. Normalmente, se establecen objetivos muy amplios, pues los objetivos específicos se establecen por individuo.

¿Cuándo ponerlo en práctica?

Para que el liderazgo liberal funcione es imprescindible que cada empleado sea un experto en su área de trabajo, de manera que las decisiones que se tomen sean acertadas.

Al mismo tiempo, resulta importante que la personalidad de cada uno sea adecuada, en el sentido en que tengan control de sus emociones y conozcan cómo actuar bajo lineamientos empresariales.

Así, el liderazgo liberal debe ponerse en práctica solamente cuando los empleados tengan los conocimientos y habilidades necesarias para ser autónomos. Asimismo, cuando el líder esté dispuesto a no ser una autoridad, sino un guía, acompañante y consultor.

Ventajas y desventajas

Como todos los estilos de liderazgo, el liderazgo liberal tiene ciertas ventajas y ciertas desventajas. A continuación las enumeramos.

Ventajas

  • Los empleados pueden trabajar como mejor se acomoden y en los tiempos que mejor les parezca.
  • Todos los miembros del equipo son libres de expresar sus opiniones y tomar decisiones de acuerdo con sus intereses y los de la empresa
  • Como los empleados están bien preparados, la empresa está consolidada en todos los niveles

Desventajas

  • El trabajo es más personal, no en equipo.
  • El líder no tiene tanta autoridad como en otros estilos de liderazgo.
  • Las decisiones dependen de cada miembro del equipo y es difícil unificar las perspectivas de todos sus miembros

Finalmente, se debe tener en mente que el hecho de que los empleados tengan tanta libertad, conlleva que estos sea responsables de sus propias decisiones y deben asumir los errores que cometen.

Al mismo tiempo, cuando los empleados son exitosos, el crédito es principalmente de ellos y no de la empresa.

¿Qué te parece este estilo de liderazgo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *