Saltar al contenido

Justicia

En otros apartados dentro de Estilos de Liderazgo hemos tratado algunas de las cualidades individuales que un buen líder o un buen empleado debe desarrollar.

Sin embargo, uno de los valores más importantes para ser un buen líder es actuar de manera justa. La justicia es un valor social, más que individual, por ello esta cualidad se diferencia de las demás.

¿Qué es la justicia?

Esta se refiere a la aplicación correcta de las normas y a la distribución equilibrada de los bienes y valores dentro de un grupo social.

Este valor es eminentemente social, pues más que ser la cualidad de un líder o de un empleado se refiere a la manera en la cual se relacionan dos personas.

Cuando un líder fomenta la justicia, entonces logra dar a cada miembro del equipo lo que le corresponde de acuerdo con sus méritos, necesidades y aportes a la sociedad o al grupo de trabajo.

¿Cómo se refleja en un buen líder?

Sabemos que un líder es justo cuando vive de acuerdo con sus principios y valores.

En pocas palabras, un líder que actúa bajo el principio de la justicia refleja coherencia entre sus pensamiento, palabras y acciones.

Además, un líder justo es equitativo al momento de tomar decisiones, es decir, piensa en las repercusiones que sus decisiones pueden traer a los demás miembros de la empresa y no sólo en los beneficios que puede brindarle a él.

En cuanto al trato con los demás, un líder justo trata con equidad a todos los miembros de su equipo sin importar las afinidades personales o relaciones estrechas o lejanas que mantenga con los demás; de la misma forma, establece salarios justos, los cuales acompaña de agradecimientos y reconocimientos cuando es necesario.

Por otro lado, cuando trata con los clientes el líder acepta y rechaza los proyectos de acuerdo con los valores y objetivos de la empresa, sin preferir o beneficiar a algunos clientes sobre otros.

¿Cómo aplicarlo en la vida cotidiana?

Para ser más justo, hay algunas cosas específicas que se pueden hacer, por ejemplo:

  • Decir la verdad en todo momento
  • Tener en mente cómo las decisiones tomadas afectarán a los demás
  • Aceptar las repercusiones de las decisiones tomadas y las acciones realizadas
  • Pedir a los demás que realicen las acciones que les corresponde y no más
  • Aplicar las mismas normas a todos los empleados
  • Establecer reglas claras y darlas a conocer a todos
  • Disculparse cuando se cometan errores

Finalmente, es importante tratar a los demás tal y como te gustaría que te trataran a ti si estuvieras en su lugar.

Debes saber también que desarrollar cualidades como la simpatía y la humildad te ayudarán a ser más justo con tus empleados, socios, clientes y compañeros de trabajo.

¡Es un gran beneficio para todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *