Saltar al contenido

Asertividad

Los líderes suelen tener la seguridad para comunicar sus opiniones e ideas y se sienten cómodos pidiendo a los demás realizar alguna tarea específica. La clave para ser exitoso en estas situaciones es la asertividad, la cual se refiere al punto medio entre la agresividad y la pasividad al momento de comunicarse y hacer peticiones a los demás. Ya que esta característica es muy importante para los líderes, a continuación mencionaremos qué es la asertividad, cómo se refleja en un buen líder y qué acciones concretas se pueden realizar para ser asertivo en el día a día.

¿Qué es?

La asertividad se refiere a comunicarse de manera adecuada y se enfoca en la correcta expresión de las opiniones, ideas y sugerencias. La asertividad es una capacidad que puede ser aprendida y está basada en la autoestima y la confianza en sí mismo; se basa en darle la fuerza necesaria a las opiniones propias, sin faltar el respeto a los demás.

¿Cómo se refleja en un buen líder?

Se sabe que un líder es asertivo porque es capaz de dar sus opiniones o pedir favores de manera natural, respetuosa y oportuna. Además, tiene la confianza de expresar sus emociones, tanto positivas como negativas, siendo escuchado y tomado en cuenta por los demás. Un líder asertivo sabe cuándo y cómo expresar elogios, agradecimientos, desacuerdos y críticas. Es prudente y empático con las emociones de los demás, pero no deja de lado sus propias necesidades y emociones. Una de las mayores ventajas de ser asertivo es la facilidad que se tiene para resolver los problemas de forma adecuada y llegar al consenso en las discusiones.

¿Cómo aplicarlo en la vida cotidiana?

Hay algunas acciones concretas que se pueden poner en práctica para ser más asertivo en el día a día. A continuación enumeramos algunas:

  • Reconocer la importancia de expresar las emociones y puntos de vista personales, de forma que se controle el nerviosismo o miedo de expresar las ideas propias
  • Entender que los demás no saben qué ideas se tienen, a menos que las expresemos de manera asertiva
  • Cuando una conversación se vuelva tensa o el desacuerdo es demasiado evidente resulta importante mantener la calma e intentar defender el propio punto de vista sin caer en la violencia o la agresión
  • Antes de expresar una idea o desacuerdo es necesario tener muy claro el mensaje que se desea comunicar e intentar ser lo más concreto posible, de manera que los demás puedan comprender exactamente la idea que se desea expresar
  • Explicar cuáles son los motivos o los hechos en los cuales se basa cierta opinión, desacuerdo o idea, de forma que los demás comprendan que se busca ser lo más objetivo posible

Finalmente, cabe tener en cuenta que ser asertivo es la habilidad que permite a cualquier ser humano enfrentarse a situaciones difíciles siendo claros y directos respecto a las necesidades e ideas que se tienen, dando así la importancia necesaria a los derechos propios sin, por supuesto, dejar de tomar en cuenta los derechos de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *